La vista del restaurante Gato Negro invita a pasar un momento relajado saboreando manjares frescos del mar.
La vista del restaurante Gato Negro invita a pasar un momento relajado saboreando manjares frescos del mar. (Suministrada)

Por más de 60 años, el restaurante Gato Negro, ubicado en el reconocido sector Joyuda, en Cabo Rojo, ha deleitado el paladar de sus compueblanos con un variado menú criollo que integra los sabrosos mofongos rellenos de mariscos, que son la especialidad de la casa.

“Los mofongos rellenos de mariscos son el plato preferido de las personas. También los hacemos de churrasco, pollo y otras carnes. Tenemos carnes, churrascos, carne frita, pollo frito, mofongo relleno”, mencionó Waleska Yanira Berenguer Rodríguez, propietaria del local que ubica en la carretera PR-102 kilómetro 13.5 en Joyuda, un sector tradicionalmente pesquero.

El negocio, que inició en la década del 60, era de su abuelo Noé Berenger Álvarez y se especializaba en la venta de caldo de pescado y vasos de ensalada de mariscos. “Tanto mis papás como mis abuelos lo que vendían era caldo de pescao, vasitos de carrucho y pulpo y sorullos. Cuando yo cogí el restaurante empecé a vender comidas y yo lo adquirí desde hace 15 años, manteniendo el mismo servicio y ampliando el menú para nuestra clientela. Añadí más platos”, destacó Berenguer Rodríguez.

La langosta fresca  es una de las especialidades de Gato Negro.
La langosta fresca es una de las especialidades de Gato Negro. (Suministrada)

De hecho, la propietaria -que ostenta un Bachillerato en Ciencias Políticas- asegura que la pasión que le inculcaron sus padres Elvin Berenguer y Milagros Rodríguez por el servicio culinario la ha mantenido al frente del negocio aun en tiempos retantes de pandemia y recesión económica. “Toda la vida he estado en este negocio con mucho sacrificio. El trabajo en restaurantes es sacrificado, pero todos nosotros desde jóvenes trabajábamos con mis papás. En los veranos, todos iban a la planta y nosotros al restaurante”, contó Berenguer Rodríguez quien destacó, además, que su padre fue también el creador del concepto “El Gatito”.

¿De dónde sale el nombre?

El nombre de “Gato Negro” surgió en referencia a los ojos de su abuelo, que le fue conferido por la gente de este pueblo. “Él se crió en el pueblo de Cabo Rojo y después vinieron a la costa. Y la gente le decía el gato por sus ojos (claros) y sus pestañas; entonces a mi padre, su hijo, comenzaron a llamarle ‘El Gatito’”, apuntó la comerciante.

El establecimiento provee un amplio salón para la comodidad de los comensales y, los sábados presentan música en vivo con bandas del patio como Magallanes, La Octava y La Brújula, entre otros. “La estructura ha cambiado un poco ahora, es un tanto diferente. Antes era solo en rejas. Yo hice una barra que se llama el ‘Black Cat Bar’, donde se les da espacio a las bandas del patio a presentar su música. Antes lo hacía durante los fines de semana; desde la pandemia lo hago solo los sábados. Eso me atrae bastante público y público diferente. Mi negocio era de mi abuelo y lleva muchos años aquí, no solamente atendemos al público que viene a comer temprano sino el público que viene a darse el palito después que la mayoría de la gente mayor está guardada”, manifestó Berenguer Rodríguez.

En Gato Negro son muy solicitados los mofongos rellenos.
En Gato Negro son muy solicitados los mofongos rellenos. (Suministrada)

La buena música y el ambiente familiar se complementan con el menú del restaurante que ha incluido nuevas degustaciones como los tacos de pescado, los anillos de calamar y los camarones tempura, entre otros.

“Hemos procurado mantener ese ambiente familiar para que siga viniendo la clientela que ha llegado desde que lo tenía mi abuelo; creo que eso es lo que ha mantenido al restaurante por tantos años abierto; y nuestra clientela que ha sido el comercio local. En fines de semana largo viene gente buscando el restaurante que lleva muchos años, pero el cliente local es el que se mantiene”, concluyó la propietaria.

Un hermoso atardecer desde la terraza del restaurante Gato Negro.
Un hermoso atardecer desde la terraza del restaurante Gato Negro. (Suministrada)

Gato Negro opera de miércoles a domingo, de 11 de la mañana a 9 de la noche. Los viernes y sábado el horario se extiende hasta las 11 de la noche. Para información adicional, puede llamar al 939-228-8610.

Somos Cabo Rojo
Somos Cabo Rojo (El Nuevo Día)

Conoce más historias de nuestros pueblos en Somos Puerto Rico.

Te puede interesar: Visita al Museo de Los Próceres en Cabo Rojo

💬Ver comentarios