Miguel tiene la estación "Passion Coffee Service" que lleva a actividades, reuniones y convenciones.
Miguel tiene la estación "Passion Coffee Service" que lleva a actividades, reuniones y convenciones. (XAVIER GARCIA)

El rico aroma a café, mezclado con buen humor y optimismo, son la mejor carta de presentación del barista cayeyano Miguel Díaz Castillo, quien lleva 12 años colando con pasión su talento de servir a otros a través de su estación “Passion Coffee Service”.

El barista profesional llega con su estación de café a todo tipo de actividades y asegura que, más que servir una taza, se enfoca en brindar una buena experiencia.

“Yo llego con mi estación a dar tres chistes y servir cuatro cafés. Mi dinámica sirviendo es que, si te veo apagadito, voy a despertarte. Yo no sirvo una taza de café, yo te brindo un servicio y una experiencia, pues no has llegado a probar el café y ya tú estás alegre porque se te atendió bien. Gracias a Dios, me va muy bien, llevo muchos años y me conocen. Saben el servicio que doy”, expresó Díaz Castillo.

El concepto de “Passion Coffee Service” se expone en todo tipo de actividades donde quieran café; desde grandes y pequeñas empresas, bodas, cumpleaños, eventos en los municipios hasta convenciones.

“Nos pasa que a la convención puede venir el invitado que sea, pero nosotros somos los más codiciados”, dijo entre risas.

Díaz Castillo es barista desde el 2010, aunque no era algo que tenía contemplado. Sin embargo, tuvo experiencias en un trabajo previo que fueron las que despertaron su curiosidad.

“Mi trabajo como tal era montar y desmontar las estaciones, dejaba la máquina y el molino listo para que otros baristas dieran el servicio. Yo no sabía lo que era la preparación, pero cuando quise trabajar más horas, ahí es que comienzo a interesarme. Para mi suerte, conocí a Jesús Gómez, un barista que acababa de ganar un campeonato nacional y él me empieza a enseñar. Él fue el que me enamoró. Así empiezo como barista en noviembre del 2010, voy aprendiendo y me empiezan a dejar hacer las actividades”, recordó el hombre de 41 años.

Entonces, Díaz Castillo decidió empaparse de todo el proceso que conlleva el cultivo y procesamiento del café para así poder brindar un producto final de calidad.

“Cuando aprendí lo básico de la preparación, quise aprender todo el proceso. No solo lo que hacemos detrás de la barra, quería saber cómo es el proceso desde que el café está en la finca, desde sembrarlo. Me ayuda el saber cómo se trabaja el café, desde que lo siembran, el beneficiado, dónde lo secan, dónde lo tuestan, cómo lo tuestan. Conocer todos esos detalles me hace más fácil para poder servir una mejor taza”, sostuvo.

El barista dijo que su enfoque es la calidad de su producto, sin descuidar los diseños que realiza en el café y que “son básicamente una decoración, como pasa con el plateo en los chefs”.

“El café que utilizamos es una selección que nos trabaja Café Del Alba de Ciales. Trabajo este café porque lo conozco. Nos quedamos mucho en las fincas en la noche haciendo camping para antes de que salga el sol ya estar recogiendo café. Es toda una experiencia. Nosotros tenemos nuestro propio empaque. Conozco exactamente el proceso de esa finca. Así tengo un mejor control de lo que estamos sirviendo”, detalló.

Para Díaz Castillo, lo más importante es que “cuando tú lo pruebes, te lleves esa experiencia y te agrade lo que estás probando”.

“Yo vivía en el área metro hace unos años y mi apartamento era la casa club barista de las competencias de las nacionales. Cada vez que había que practicar, yo les decía a los baristas que no tenían los equipos que tenían un espacio para practicar y le iba dando tips. Literal, yo lo que hice fue que ese amor que me enseñaron, eso que me enamoró, pasarlo para adelante”, afirmó el experto a quien pueden conseguir a través de sus redes sociales como “Passion Coffee Service” o llamando al 787-295-5824.

💬Ver comentarios