Vestido bronce, de Never Overdressed; y sortija de diamantes naturales, de Norman Covan.
Vestido bronce, de Never Overdressed; y sortija de diamantes naturales, de Norman Covan. (Nolan Rivera/ Especial para El Nuevo Día)

Durante la mayor parte de su vida, Dayanara Torres ha estado bajo el escrutinio del ojo público. Desde que se convirtió en Miss Universe 1993 con tan solo 17 años, todo lo que hace se convierte en noticia y, consciente de ello, ha encontrado la manera de convertir ese hecho en una oportunidad de llevar un mensaje a quienes como ella, se atreven a soñar, no importa la edad.

💬Ver comentarios