Edwin Rosario cuenta con una larga carrera como diseñador de moda.
Edwin Rosario cuenta con una larga carrera como diseñador de moda. (Carlos Giusti/Staff)

A sus 66 años, el diseñador Edwin Rosario no se pone límites. Sigue dando rienda suelta a su creatividad, confeccionando moda femenina, vistiendo reinas de belleza de diversas partes del mundo y compartiendo sus conocimientos con sus estudiantes a nivel universitario. Pero, hace ya unos meses, a esa cargada agenda se unieron los compromisos como modelo, luego de haberse convertido en el primer ganador del Classic Model Search 2023, un certamen para modelos de 60 años o más.

Aunque señala que fue una oportunidad que llegó sin buscarla, el resultado ha sido muy positivo para él. Según opina, la sociedad está exigiendo cada vez más a las personas mayores de edad, por lo que para él resulta importante decirles a las personas de la tercera edad que no se rindan, que sigan trabajando duro, esforzándose y dando el máximo.

“La idea es que la gente entienda que las personas de 60 años en adelante todavía son personas que están capacitadas para hacer un montón de cosas. Yo cumplí 66 años la semana pasada y me siento bien. Es una edad en la que sabes lo que tú quieres, sigues teniendo sueños. Nunca he parado de trabajar. Pienso que el mundo no se detiene porque cumples 60 años. Nunca debemos perder esas esperanzas porque todavía hacer unos trabajos muy buenos para la sociedad y somos un vivo ejemplo de lo que de lo que es vivir estos tiempos tan difíciles. Yo tengo muchas cosas por hacer y quiero aprovechar el tiempo mientras yo pueda hacerlo, aunque sea con un bastón, lo voy a hacer y ya”, asegura.

Para Rosario, el mundo del modelaje no le es del todo ajeno. Antes de comenzar su carrera en el diseño de moda hace más de cuatro décadas, coqueteó con las pasarelas. Recuerda que cuando tenía 17 años empezó a tomar clases de modelaje con la maestra Grace Fontecha. Hizo varios trabajos en pasarela y campañas publicitarias, a la vez que estudiaba para convertirse en diseñador, cuando lo logró, el tiempo no le daba y dejó el modelaje.

“Compaginar una cosa con la otra era bien difícil y ser diseñador no es nada fácil. Entonces, empecé a trabajar con lo que era la organización de Miss Puerto Rico y me cogía más tiempo. Así empecé a alejarme un poco de lo que era el modelaje. Grace siempre me llamaba para hacer algunas campañas. Yo era más delgado y tenía el pelo largo. Ella me llamaba muy a menudo, pero yo me dediqué más a lo que era el diseño de moda”, recuerda.

Su carrera en el modelaje había quedado en el pasado, solo ayudaba a un grupo de caballeros a prepararse para triunfar en la pasarela y fue a varios de ellos que llevaba a competir al Classic Model Search cuando Caridad Fernández –productora del evento junto a su colega modelo, Mirna Escabí- lo vio y lo impulsó para que se inscribiera. Al principio, Rosario no quiso por todos los compromisos profesionales que tiene, pero al final sucumbió y entró al certamen.

“Me inscribí e hice el anuncio que nos pedían en la audición. Yo dije ‘con tanto hombre bello que hay ahí, dudo que me llamen’. Entonces, me llaman que entre en los 100 y yo dije ‘ah, qué chévere, vamos a disfrutarlo’. Nos vamos para la presentación, nos vamos para el desfile que hubo en Plaza y me dicen que estaba en los 40 finalistas. Cuando fuimos a la competencia final yo lo tomé tan y tan de relajo que caminé por la pasarela sin estrés. Cuando empiezan a eliminar y yo a quedarme en el grupo, pensé ‘pero ¿qué pasó aquí?’. Cuando me quedé con el otro finalista, sentí lo mismo que las Miss Universo. Ahí me di cuenta de que esto no era broma y todavía esta altura yo no me lo creo”, rememora con mucha felicidad.

Después de la competencia, le han entregado muchos premios y le han hecho reconocimientos en el pueblo de Ponce, donde reside. Desde entonces, su vida ha dado un nuevo giro y, aunque no ha dejado a un lado su trabajo, vive con intensidad cada experiencia que le brinda el ser el Classic Model de Puerto Rico 2023.

💬Ver comentarios