Sin descartar la clásica alcancía, también se pueden automatizar las transferencias de ahorro y abrir cuentas- incluso por internet-  que paguen más intereses sin cargos por servicio.
Sin descartar la clásica alcancía, también se pueden automatizar las transferencias de ahorro y abrir cuentas- incluso por internet- que paguen más intereses sin cargos por servicio. (El Nuevo Día)

En la lista de propósitos del nuevo año, muchas personas incluyen ahorrar. Y, en un escenario de inflación con altos costos de gasolina y energía, es una meta ciertamente compatible con el 2023.

Más allá de la clásica alcancía, aquí recopilamos recomendaciones expertas y recursos disponibles para facilitar e incluso automatizar esa meta de ahorro para asumir gastos previstos y emergencias como cesantías o enfermedad.

El ahorro es una factura más

En casi cualquier evaluación de las finanzas personales y familiares, el fondo de emergencia es la primera prioridad e incluso se exhorta a considerarlo como una factura más.

“El mismo compromiso que debes tener para pagarle a un acreedor es el mismo que debes tener para crear un fondo de emergencia”, indica, por ejemplo, la guía sobre el tema del Instituto de Educación Financiera, adscrito a la Oficina del Comisionado de Instituciones Financieras (OCIF).

Para este fondo, la meta inicial puede ser acumular el equivalente a tres meses de gastos esenciales. Más adelante se puede aspirar a los seis meses de cobertura, especialmente cuando se trabaja por cuenta propia o con ingresos que varían por temporadas.

El presupuesto debe ser anual

De forma paralela, es esencial prepararse para gastos esperados. Para ello, la Oficina federal para la Protección Financiera del Consumidor recomienda hacer una tabla sencilla en la que se escriba qué toca comprar o pagar durante el año. Esto puede incluir el seguro anual del auto, la renovación de membresías como Costco o Amazon Prime, la matrícula de colegio, las vacaciones y los regalos de Navidad. También se deben anticipar posibles gastos de mantenimiento y reparaciones a los vehículos o los equipos de hogar.

Con esta tabla, se calcula cuánto más se debe guardar para cubrir esos gastos previstos sin tener que endeudarse con las tarjetas de crédito. También se puede ver en cuáles quincenas o meses se puede ser más flexible en el presupuesto.

¿Cuánto al mes?

Sobre cuánto se “debe” ahorrar al mes, la plataforma FitWallet, fundada por Myrna Vázquez, invita a no enfocarse en porcentajes “porque tu amigo, vecino o familiar te dice. Analiza tu presupuesto y establece un porcentaje de ahorro realista pero consistente, para que no falles de ahora en adelante en sacar esa cantidad todos los meses y sin excusas”.

¿Por dónde cortar?

Ahora, liberar ese porcentaje requerirá examinar los gastos con cabeza fría.

Según Consumer Credit Counseling (CCC), la clave es “establecer prioridades basándose en sus necesidades versus sus deseos”. Por ejemplo, menos mensualidades de ‘streaming’, menos frecuencia en las salidas a comer y en los servicios de belleza pueden ser puntos de partida.

De forma similar, hay medidas de reducción de gastos diarios que no fallan. Esto incluye prepararse almuerzo y meriendas para llevar al trabajo y la universidad; desinstalar aplicaciones de tiendas para reducir las compras impulsivas; comparar precios antes de hacer la compra; y aprovechar cupones y programas de lealtad de comercios como Walgreens, CVS o Pueblo.

“Si le sobrara dinero luego de cubrir todos sus compromisos, puede utilizar el dinero para reducir deudas o para ahorrar más”, recomienda la CCC.

La estrategia de automatizar

Para no ceder a tentaciones y también monitorear cómo va el plan de ahorro, es importante tener ese dinero en otras cuentas y que sean sin cargos por servicio. En Puerto Rico, instituciones como Banco Popular y Oriental ofrecen esos productos. Mientras, residentes de aquí pueden abrir cuentas de ahorro de alto rendimiento y sin cargos mensuales en bancos de Estados Unidos como American Express. Actualmente tienen tasas de interés de casi 3%.

En cualquier caso, se recomienda establecer transferencias automáticas a las cuentas de ahorro. Así se refuerza el hábito de tratar esa partida igual que el débito automático del pago del carro u otra factura.

💬Ver comentarios