El Banco de Desarrollo Económico podría dejar de prestar directo a las pymes para ser un garantizador de préstamos. (GFR Media)
El vicepresidente senior del BDE, Carlos Viñas, comentó que la transacción que vendió Garnet fue contraria a los principios recogidos en la Constitución de Puerto Rico, donde se requiere el sano manejo de los bienes y fondos públicos, que son pertenecientes al pueblo de Puerto Rico. (Archivo)

En medio de la celebración de la Semana Nacional de Pequeños Negocios, el Banco de Desarrollo Económico (BDE)- entidad gubernamental creada para apoyar financieramente a las pymes en Puerto Rico- le salió al paso a las declaraciones de Garnet y aseguró que, al día de hoy, el Banco desconoce cómo se escogió al comprador de la cartera de préstamos, que le fue vendida a PR Recovery, la cual es objeto de múltiples litigios en los tribunales.

“El BDE desconoce los procesos de mercadeo que alegadamente siguió Garnet con relación a la venta de la cartera de préstamos. Al día de hoy, no se ha encontrado un expediente en el BDE que contenga información del proceso competitivo para seleccionar al comprador de la cartera de préstamos”, aseveró Carlos Viñas, vicepresidente senior y principal ejecutivo financiero del BDE.

Las declaraciones del funcionario se dan como reacción a un artículo publicado esta semana por Negocios de El Nuevo Día, en el que Garnet aseguraba que cumplió a cabalidad con sus responsabilidades contractuales de mercadear la venta de los préstamos del BDE, y pedía que se desestimara la demanda en su contra.

El BDE demandó a Garnet por más de $400 millones, ya que alega, entre otras cosas, que lejos de asesorar a la entidad para obtener una mejor capitalización, vendió los préstamos con 91% de descuento y mediante un proceso lleno de irregularidades.

“Garnet Capital Advisors fue el contratista que tenía la responsabilidad de asesorar al BDE en este proceso de venta de la cartera de préstamos. Sin embargo, esta asesoría implicó tomar control total del proceso que culminó en la referida transacción”, afirmó Viñas.

Señaló que Garnet no compartió con la junta de subastas o con el comité de Crédito del BDE información sobre el proceso competitivo seguido, licitaciones o licitadores.

“De la información que se tiene hasta el momento, Garnet proveyó información limitada al entonces presidente, Luis Burdiel. Tampoco proveyó, y en el BDE no existe el aviso de adjudicación de subasta, así como la notificación y los derechos que le asisten a los licitadores no agraciados de solicitar reconsideración y/o apelación de la adjudicación de la subasta”, manifestó.

Viñas indicó que el BDE le ha pedido a Garnet que entregue el expediente del proceso competitivo de subasta que alega siguió para vender la cartera al mejor postor, pero hasta ahora la empresa no lo ha entregado.

“Contrario a lo alegado por Garnet, a los efectos de que cumplió con sus obligaciones bajo contrato, lo cierto es que en la Demanda Enmendada presentada por el BDE se enumeran un sinnúmero de incumplimientos contractuales de parte de Garnet. Si Garnet hubiera cumplido con sus obligaciones bajo contrato, hubiera prevalecido en su solicitud de desestimación de la Demanda Enmendada. No obstante, tanto el Tribunal de Primera Instancia, Sala de San Juan, como el Tribunal de Apelaciones, denegaron la desestimación presentada por Garnet”.

Explicó que el propósito del BDE es fomentar el desarrollo socioeconómico del país, lo que constituye un fin público apremiante, y por ello, desde su creación, ha ocupado un espacio desatendido por la banca tradicional, al brindar acceso a capital de trabajo, a través de criterios de evaluación de capacidad prestataria razonables y flexibles.

“Por regla general, al BDE se le ha reconocido como una entidad bancaria de alto riesgo, responsable de aumentar e impregnar de dinamismo la actividad empresarial en nuestra jurisdicción”.

El vicepresidente senior del Banco comentó que la transacción que vendió Garnet fue contraria a los principios recogidos en la Constitución de Puerto Rico, donde se requiere el sano manejo de los bienes y fondos públicos, que son pertenecientes al pueblo de Puerto Rico. “Para el proceso no se siguió la normativa aplicable a los procesos de enajenación de bienes públicos, ni tampoco de contratación gubernamental”.

El BDE instó la demanda con el fin de conseguir el recobro de la cartera de préstamos, y partidas por concepto del incumplimiento de contrato, así como daños y perjuicios y por el cobro del pago indebido. Además, solicitó la devolución de la cartera de préstamos ya que “el contrato de compraventa suscrito para la venta de la cartera es contrario a la ley, la moral y al orden público”, agregó Viñas.

El caso está aún pendiente en el Tribunal de Primera Instancia en San Juan.

💬Ver comentarios