Bolsa de valores 06:08 AM
S&P 500
5447.87
-0.31%
·
Dow Jones
39411.21
0.67%
·
Nasdaq
17500.60
-1.07%
Noticia
Basado en hechos que el periodista haya observado y verificado de primera mano, o en información verificada que proviene de fuentes bien informadas.
Max Alfonso: sirve la historia del café en una taza

El barista conversa sobre su evolución en la industria hasta convertirse en instructor de la nueva cepa de profesionales que busca un espacio en este competitivo mundo

8 de junio de 2024 - 11:10 PM

Max Alfonso Rivera Fernández es instructor en la Escuela de Café y Baristas de Puerto Rico, y además es el "head barista" de Cuela Coffee Shop. (Suministrada / Milany Figueroa Báez)

Servir una taza de café no solo es un arte para el barista Max Alfonso Rivera Fernández, sino es la culminación de un elaborado proceso integrado por una cadena de eslabones que combinan el sacrificio y la satisfacción de profesionales comprometidos con la industria.

Y eso merece respeto, reitera. Mucho más cuando el café se ha convertido en su sustento de vida y en una herramienta que le ha abierto las puertas a oportunidades de desarrollo profesional y personal.

El joven de 28 años no nació en cuna de agricultores, tampoco vislumbró un camino en esta industria hasta que, en 2015, surgió una competencia de preparación de café en su primer trabajo en una cadena de restaurantes especializada en desayunos.

“Yo era mesero, preparábamos café, pero ninguno (de los empleados) era profesional. Nos dieron un breve taller (de elaboración de la bebida) en la Escuela de Café y Baristas para la competencia; ahí me enamoré del café”, contó el barista natural del municipio de Carolina.

Tan hechizante fue la experiencia, y aún sin una certificación de barista, que Max Alfonso no dudó entonces en asumir el reto de cambiar de trabajo; esta vez destacado en la preparación de café. Siendo autodidacta y con un talento innato, el carolinense despuntó en este competitivo mundo.

Suministrada / Milany Figueroa Báez
(Suministrada / Milany Figueroa Báez)

“Sin tener certificación, pude obtener un trabajo como barista. De hecho, no es hasta el 2022 que me vine a certificar como barista porque mi hermano me lo regaló (el curso). Soy un barista que he tenido buenos mentores, buenos compañeros de trabajo y me fui formando con mucha práctica”, expresa.

“En el 2022, cuando me certifico como barista (en la Escuela de Café y Baristas de Puerto Rico), fue un proceso de desaprender conceptos que no eran los correctos para entonces; cambié la forma de hacer café y aprendí a tratarlo con mucho respeto”, destaca.

Ese mismo año, la Escuela Hotelera de San Juan lo contrató para dar clases. La oportunidad despertó un nuevo interés en su vida: el de educar.

“Soy instructor desde finales de 2022 y creo que enseñar me ha ayudado porque me involucro con otros baristas, trato de educar a la nueva cepa de baristas que va creciendo y sigo aprendiendo para llevar el mensaje, de forma tal que todos los estudiantes le tengan el mismo respeto y amor a la industria”, manifiesta el joven que también es instructor en la Escuela de Café y Baristas de Puerto Rico.

¿A qué te refieres cuando hablas sobre respetar el café?

“El café es algo que pasa por una cadena de cinco eslabones, que son la persona de la genética, que es el viverista; el caficultor, que es el que se encarga de crecer y cosechar el café; el proceso de beneficiado, que es quien procesa el café, lo seca, lo hace un grano verde para luego pasarlo al tostador, que es el cuarto eslabón; el tostador es el que se encarga de recibir el grano verde y convertirlo en un café tostado para entonces llegar a mis manos como barista y yo poder ser una representación digna de esa cadena. Para mí el café no es simplemente servir una taza y ya, es honrar la labor de todos estos eslabones”.

Suministrada / Milany Figueroa Báez
(Suministrada / Milany Figueroa Báez)

¿Cuáles son tus expectativas a largo plazo en esta industria?

“En cuestión del negocio, mi enfoque siempre es el servicio más allá que el café; quiero llevar experiencias exclusivas de servicio en diferentes espacios como son bodas, eventos corporativos y cumpleaños. Quiero participar en una competencia mundial de baristas y seguir educando a la cepa de baristas que viene creciendo para que la industria sea sustentable, que pueda llegar más al público y que se trate el café con mucho amor y respeto”.

¿Qué distingue al café de Puerto Rico?

“El café de Puerto Rico, en cuestión de sabor, tiende a resaltar lo que es el cuerpo, que da una sensación de cremosidad en el paladar, una alta dulzura y una acidez baja; y creo que el café de Puerto Rico tiene algo más que sabor, tiene historia y tiene el potencial de ser de los mejores del mundo. Todas esas cosas se transmiten dentro de una taza...”.

Actualmente, Max Alfonso es el “head barista” de Cuela Coffee Shop, una plataforma de distribución de café de especialidad. “La misión de Cuela es brindarle la visibilidad a todos los caficultores de especialidad de Puerto Rico buscando poner el café de la isla en el mapa de nuevo y resaltando la historia de cada caficultor”, observa el carolinense.

Suministrada / Milany Figueroa Báez
(Suministrada / Milany Figueroa Báez)

La encomienda la comparte con su patrono, a la que suma su deseo de fomentar los valores por el servicio así como garantizar una experiencia única a cada cliente que sea parte de su camino y confíe en su talento.



Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: