Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La escasez de flores en la región este de Puerto Rico ha entorpecido el acceso que las abejas tienen al néctar, lo que a su vez dificulta la polinización. (GFR Media)
La escasez de flores en la región este de Puerto Rico ha entorpecido el acceso que las abejas tienen al néctar, lo que a su vez dificulta la polinización. (GFR Media)

El cambio climático y la deforestación que sufre Puerto Rico están afectando el desarrollo de colmenas de abejas en el país por la ausencia de flores, cuyo néctar es el alimento preferido y necesario para este valioso insecto.

La advertencia la levantó el fundador de la Escuela de Apicultura del Este, Hermes Conde, quien aseguró que en la región de Fajardo sencillamente “no hay flores”.

Esta situación resulta altamente preocupante para los apicultores, pues la isla se encuentra precisamente en la época de producción de miel, que corre desde febrero hasta verano, cuando normalmente ocurre una buena floración.

“No hay ningún tipo de néctar”, dijo Conde, atribuyéndolo “al cambio de clima y la deforestación que hay por todos lados, porque  no les dio oportunidad de aprovechar este codazo que hubo de lluvia, que fue muy poca”, expresó. 

La preocupación de Conde no es exclusiva de Puerto Rico, ya que existe también entre los apicultores de todo el mundo. En un reciente blog especializado en el tema, se afirmó que el cambio climático está variando las reglas del juego, pues cada vez son más frecuentes las sequías, los otoños secos y calurosos y la torrencialidad de las lluvias. Eso dificulta que la abeja pueda encontrar una entrada de néctar y de polen, renovar la población para pasar el invierno, y tener una buena arrancada primaveral.

Este intercambio natural es crítico para la subsistencia humana, ya que mientras la abeja se alimenta, poliniza también las plantas. La polinización es el intercambio de polen entre las flores y es lo que permite la reproducción de semillas y frutas, lo que es fundamental para la actividad agrícola. 

El apicultor fajardeño reconoció el apoyo que está ofreciendo el Departamento de Agricultura, que entregó $1,000 a cada uno de estos para que puedan comprar proteínas para darle de comer a las colmenas y mantenerlas saludables “para ver cuándo viene la floración, pues en Fajardo no hay flores por ningún lado”, lamentó Conde.

Conde informó que las colmenas se han ido recuperando tras el trauma de los sismos del pasado mes de enero. “Estamos recuperando, se fueron 12 colmenas y ya hemos recuperado siete”, señaló.

Las áreas donde se están concentrando los sismos también se están recuperando, según el experto, quien aseguró que ya están estables. “Los únicos temblores que afectan a las abejas son los movimientos bruscos, que ya no están afectando. Se están recuperando”, expresó.