Damaris Díaz y su esposo Andrés Santiago, propietarios de D'Royal Bride, fueron dos de los comerciantes que le solicitaron a la gobernadora que permita la celebración de eventos sociales para reactivar la economía de este sector, que se ha visto seriamente afectada tras las últimas órdenes ejecutivas para prevenir el COVID-19. (Archivo / Vanessa Serra Díaz)

Los líderes del sector de bodas y eventos están preocupados porque la gobernadora no autorizó la celebración de actividades en la nueva orden ejecutiva, pese a que sus negocios cuentan con los protocolos de higiene y seguridad requeridos.