La empresa analiza el marco jurídico de la isla para invertir en tecnologías que mejoren el bienestar de sus choferes.

Desde esta semana, la empresa multinacional de transportación Uber permitirá a sus socios conductores en Puerto Rico escoger si ofrecerán o no sus servicios a usuarios que prefieran pagar con efectivo. Esta y otras dos funcionalidades, afirmó la empresa, constituyen su respuesta inicial a la ola de carjackings que arropa a la isla y hasta ahora ha cobrado la vida de uno de sus conductores.

“En la isla, hay más de 400 casos (de hurto de vehículo a mano armada), y lo queremos decir es que estamos aquí para ayudar a resolverlos y minimizar cualquier riesgo que la ciudadanía pueda sentir”, dijo el gerente general de Uber en Panamá y el Caribe, Gabriel Gutiérrez.

Ahora, sus conductores podrán encender o apagar, a su disposición, una opción en la aplicación móvil de Uber que comunica a la empresa si desean o no recibir solicitudes de usuarios cuyo método principal de pago es el efectivo. También podrán ver el historial de uso de sus clientes incluyendo cuántos viajes han realizado y desde cuándo son usuarios de la aplicación, antes de confirmar su solicitud.

Otra funcionalidad nueva le permite a la aplicación móvil identificar automáticamente paradas muy largas o inesperadas antes de recomendarle al socio conductor que contacte a las autoridades o pida asistencia en la carretera. Esta opción, aclaró Gutiérrez, es opcional y puede desactivarse en la aplicación.

Negocios habló con un conductor a tiempo completo de Uber y encontró que, aunque estas funcionalidades fueron bien recibidas por la comunidad de socios conductores, aún queda trecho por recorrer para mejorar la seguridad del servicio.

“Nosotros no tenemos forma de corroborar la identidad de los pasajeros antes de preguntarles su nombre. Yo creo que la forma más segura es que Uber nos deje ver una foto del que solicita el servicio”, dijo José De Jesús Díaz, quien genera la mayoría de sus ingresos a altas horas de la noche en la zona metropolitana.

La semana que viene, De Jesús pretende ofrecer sus servicios solo a usuarios con métodos digitales de pago para ver cuál es el impacto en su bolsillo. “He notado que mis márgenes de ganancia son mejores en los viajes que cobro digitalmente. Desde que Uber empezó a ofrecer el servicio en cash lo he ofrecido, pero no me molestaría cambiar completamente a digital”, añadió el joven de 29 años que ha notado que realiza la mayoría de sus viajes en efectivo al inicio de la semana, cuando los trabajadores locales no han cobrado aún.

A preguntas de este medio sobre la verificación de identidad a través del número de Seguro Social, como Uber ya hizo en el mercado brasilero, Gutiérrez dijo que “estamos buscando cómo traer esa tecnología a Puerto Rico y al resto de Estados Unidos”, pero Uber ha experimentado obstáculos en los aspectos legales del acceso a estos datos y su integración automática a su plataforma móvil.


💬Ver 0 comentarios