Diferencia de la temperatura en el océano Pacífico, donde se desarrolla el fenómeno La Niña, basado en un período que comprende desde el 1985-1993.
Diferencia de la temperatura en el océano Pacífico, donde se desarrolla el fenómeno La Niña, basado en un período que comprende desde el 1985-1993. (NOAA Climate.gov)

El Centro de Predicción Climática de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, en inglés) declaró esta mañana como “desarrollado” al fenómeno La Niña, lo que implica que es el segundo año consecutivo que ocurre este evento atmosférico.

El fenómeno La Niña se da en el océano Pacífico, donde las temperaturas en la línea del Ecuador se tornan frías, lo que limita la formación de huracanes en esa zona. Sin embargo, el evento produce un efecto contrario en el océano Atlántico, cuyas temperaturas ecuatoriales se calientan y disminuyen los vientos cortantes, lo que aumenta el posible desarrollo de sistemas tropicales.

El desarrollo de este evento se denominó hoy como un evento de “doble inmersión” debido a que ocurre por segunda vez en el período de 2020-2021.

“Nuestros científicos han estado rastreando el desarrollo potencial de La Niña desde este verano, y fue un factor en el pronóstico de la temporada de huracanes por encima de lo normal, que hemos visto desarrollarse”, apuntó Mike Halpert, subdirector del Centro de Predicción Climática de la NOAA.

“La Niña también influye en el clima en todo Estados Unidos durante el invierno, e influirá en nuestras próximas perspectivas de temperatura y precipitación”, anticipó.

La última vez que se desarrolló La Niña fue en agosto de 2020 y luego se disipó en abril del 2021. No obstante, desde el pasado mes de julio la NOAA emitió una vigilancia de La Niña, porque las temperaturas cerca del ecuador en el océano Pacífico mostraban un patrón característico de este fenómeno.

Además, el fenómeno también ocurrió entre 2017-2018, período en el que se desarrollaron huracanes de fuerza mayor como María.

En su análisis, el Centro de Predicción Climática anticipa que La Niña pudiera continuar en efecto hasta la primavera del 2022. La agencia meteorológica le otorgó un 87% de posibilidad a ese pronóstico.

En Puerto Rico, La Niña no tiene efectos inmediatos sobre las condiciones del tiempo.

Sin embargo, el Servicio Nacional de Meteorología explicó anteriormente a El Nuevo Día que a nivel local sí se pudiera ver un cambio en jornadas de lluvia más frecuentes, prolongadas y más intensas, que cuando el evento atmosférico no está desarrollado.

La razón, entre otras cosas, se debe a que las aguas en la superficie del océano Atlántico, en la cuenca tropical, suelen estar más caliente, lo que impulsa el desarrollo de nubes de lluvia.

💬Ver comentarios