Anderson Lee Aldrich, de 22 años, fue acusado de cinco cargos de asesinato y cinco de crímenes motivados por prejuicio causantes de daños físicos, según los registros. (Archivo)
Anderson Lee Aldrich, de 22 años, fue acusado de cinco cargos de asesinato y cinco de crímenes motivados por prejuicio causantes de daños físicos, según los registros. (Archivo) (The Associated Press)

Colorado- El hombre acusado de matar a cinco personas y herir a otras en un bar gay de Colorado Springs ha sido imputado de asesinato y crímenes de odio, según registros judiciales obtenidos el lunes.

Anderson Lee Aldrich, de 22 años, fue acusado de cinco cargos de asesinato y cinco de crímenes motivados por prejuicio causantes de daños físicos, según los registros.

Una fuente policial dijo que en el ataque del sábado, el sujeto usó un arma semiautomática tipo AR-15, pero que también en el lugar fue recuperada una pistola y municiones adicionales. La fuente pidió no ser identificada al no estar autorizada para hablar públicamente del tema.

De momento se desconoce si Aldrich tiene un abogado que pueda comentar sobre su situación judicial.

El sitio atacado, Club Q, colocó un mensaje en su página de Facebook agradeciendo “la rápida reacción de clientes heroicos que sometieron al atacante y pusieron fin a este ataque de odio”.

Han surgido interrogantes sobre por qué las autoridades no trataron de quitarle las armas a Aldrich en 2021, cuando fue arrestado luego que su madre reportó que él la había amenazado con una bomba casera y otras armas.

Si bien en ese entonces las autoridades no hallaron explosivo alguno, activistas a favor del control de armas ahora preguntan por qué la policía no aplicó la ley de Colorado según la cual se le podría haber despojado de las armas que, según su madre, tenía.

Tampoco hay registros de que la fiscalía siquiera intentó acusar a Aldrich de secuestro y de proferir amenazas.

El alcalde John Suthers dijo el lunes en el programa “Today” de la NBC que la fiscalía presentará pedidos el lunes para permitirle a las agencias policiales divulgar más sobre cualquier antecedente penal “que este individuo pudiera haber tenido”.

De los 25 heridos en el Club Q, por lo menos siete están en condición crítica, informaron las autoridades. Algunos se lastimaron tratando de huir y no estaba claro si todos habían sido baleados, señaló un portavoz policial.

Suthers dijo a The Associated Press que “hay razones para tener esperanzas” de que todos los heridos sobrevivirán.

La matanza trajo recuerdos de la ocurrida en el club gay Pulse en Orlando, Florida, donde 49 personas murieron. Colorado ha experimentado varios hechos de violencia armada, entre ellos el de la Escuela Secundaria Columbine en 1999, el de un cine en las afueras de Denver en 2012 y en un supermercado de Boulder el año pasado.

Es la sexta masacre este mes y ocurre el mismo año en que el país se vio estremecido por la muerte de 21 personas en una escuela en Uvalde, Texas.

Las autoridades fueron llamadas al Club Q el sábado a las 11:57 p.m. ante reportes de balazos, y el primer oficial llegó a la medianoche.

Joshua Thurman relató que estaba en el club con unas otras 20 personas y que estaba bailando cuando estalló el tiroteo. Inicialmente, pensó que era parte de la música, hasta que escuchó otro balazo y vio el destello del cañón del fusil.

💬Ver comentarios