Imagen de un video del tribunal del condado de Kenosha, en el que Jacob Blake responde a preguntas durante una audiencia el pasado viernes. ((Kenosha County Court via AP) )

MILWAUKEE, Wisconsin.- Jacob Blake habló públicamente por primera vez desde que un policía de Kenosha, Wisconsin, le disparó varias veces por la espalda, y dijo que está en constante dolor debido al tiroteo, mientras los médicos creen que quedará paralizado de la cintura para abajo.

El sábado, Ben Crump, abogado de la familia de Blake, publicó en Twitter el video donde Blake dice desde su cama de hospital: “Veinticuatro horas, las 24 horas es dolor, nada más que dolor. Duele respirar, duele dormir, duele moverse de lado a lado, duele comer”.

Blake, un hombre negro de 29 años y padre de seis hijos, también dijo que tiene grapas en la espalda y estómago.

“Tu vida, y no solo tu vida, tus piernas, algo que necesitas para moverte y avanzar en la vida, te la pueden quitar así”, dijo Blake chascando los dedos.

“Manténganse unidos, ganen algo de dinero, hagan todo más fácil para nuestras personas allá afuera porque se desperdicia mucho tiempo”, agregó.

Rusten Sheskey, un policía blanco, le disparó a Blake el 23 de agosto cuando este siguió caminando cuando agentes intentaban arrestarlo. El tiroteo fue grabado en video y publicado en línea, lo que provocó varias noches de protestas y agitación en Kenosha, una ciudad de unos 100,000 habitantes entre Milwaukee y Chicago.

Sheskey y otros agentes que estaban en el lugar fueron dados de baja administrativa mientras se tiene el resultado de una investigación del Departamento de Justicia de Wisconsin. Ninguno de ellos ha sido acusado.

Blake, quien tenía una orden de arresto pendiente cuando fue baleado, se declaró inocente el viernes de los cargos que lo acusan de agredir sexualmente a una mujer en mayo y renunció a su derecho de una audiencia preliminar.