Kamala Harris, de 56 años, es la primera mujer negra que aspira a la vicepresidencia de Estados Unidos. (ELNUEVODIA.COM)

Cuando el candidato a la presidencia de Estados Unidos Joe Biden nominó en agosto a Kamala Harris como su compañera de papeleta, de inmediato se comenzó a hacer historia.

La senadora por el estado de California se convirtió en la primera mujer negra en recibir la nominación para correr por la vicepresidencia de la potencia más grande del mundo, de la mano del Partido Demócrata.

La abogada, de 56 años, también se convirtió en la primera mujer de ascendencia india y jamaiquina en aspirar al cargo.

Pero además de historia, la selección de Harris también provocó espacios de sanación. Desde su escaño en el Senado federal, Harris participó junto a otros 26 candidatos en la contienda primarista demócrata por la presidencia, en la que retó a Biden y lanzó duras críticas contra él.

Pero tras Biden ganar la contienda y nominar a Harris como su compañera de papeleta con la misión de, juntos, sacar a Donald Trump de Casa Blanca, las fisuras de la campaña primarista se fueron borrando y las visiones de ambos comenzaron a coincidir.

Entre esos espacios en común entre Biden y Harris, al parecer, se encuentra Puerto Rico. El Nuevo Día entrevistó a Harris mediante preguntas enviadas por escrito. En sus respuestas, la letrada complementa generosamente las propuestas de Biden para la isla sobre desarrollo económico, recuperación, deuda y la Junta Fiscal, pero añadiendo su estilo, su experiencia profesional y sus vivencias.

En su plan para Puerto Rico, el exvicepresidente Biden promete crear un grupo de trabajo interagencial sobre Puerto Rico que se reporte directamente a la Oficina del Presidente. No es la primera vez que esto se ha hecho, pues tanto los expresidentes Clinton como Obama lo hicieron, con muy poco éxito. ¿Qué será diferente esta vez y cuál será su rol como vicepresidenta en este grupo, si es electa?

—Joe y yo creemos que Puerto Rico, y los más de tres millones de ciudadanos americanos que residen allí, merecen ser tratados con dignidad y respeto. Como parte de nuestro plan de recuperación, renovación y respeto a Puerto Rico, crearemos un grupo de trabajo federal para asegurarnos de que la isla reciba todos los recursos federales y apoyo técnico que necesite. En contraste con los esfuerzos pasados, este grupo de trabajo tomará como modelo el Grupo de Trabajo Federal Interagencial para Detroit de la administración Obama-Biden, que trabajó mano a mano y exitosamente con los funcionarios, agencias y organizaciones sin fines de lucro locales para establecer un enfoque de “gobierno completo” para ayudar a la comunidad. De manera similar, el grupo de trabajo para Puerto Rico será dirigido por una persona designada (“point person”) que se reportará directamente al presidente e incluirá asesores designados por las agencias federales, asegurando que la isla sea una prioridad de toda la administración.

Esto vendrá acompañado de un compromiso federal de apoyar una recuperación plena, de reconstruir la infraestructura de acuerdo con los estándares modernos e invertir en iniciativas económicas y apoyo a las familias, de un alivio a la deuda insostenible y de recursos para expandir el acceso a educación de calidad y desarrollo de la fuerza laboral.

En el Senado, luché para que Puerto Rico obtuviera los recursos para reconstruir y recuperarse. Como vicepresidenta, seré la socia de gobierno de Joe Biden en la tarea de colocar a Puerto Rico en el camino de la recuperación y la prosperidad a largo plazo.

La campaña de Biden habla sobre un plan nacional de aproximadamente $300,000 millones para invertir en los sectores de manufactura y farmacéutica. ¿Cuál sería su rol como vicepresidenta para asegurar que las industrias farmacéuticas y biofarmacéuticas de Puerto Rico, establecidas hace años, tengan una oportunidad justa dentro de ese plan?

—Joe y yo tenemos un plan para asegurar que el futuro sea “Hecho en América” por todos los trabajadores americanos -eso incluye una inversión histórica en innovación y manufactura. Al invertir $300,000 millones en innovación, ayudaremos a crear empleos en industrias que van desde la salud, la medicina y la biotecnología hasta la energía limpia y las telecomunicaciones.

Aumentaremos las inversiones directas federales en investigación y desarrollo a través de agencias como los Institutos Nacionales de Salud y ofreceremos financiamiento competitivo de capital para pequeños negocios que trabajan con tecnología de avanzada, ayudando al crecimiento de las industrias líderes a lo largo de todo nuestro país, incluyendo a Puerto Rico.

También haremos una inversión significativa en nuestro sistema de educación, especialmente en las instituciones que sirven a minorías como la Universidad de Puerto Rico, y en programas de entrenamiento a la fuerza laboral que ayudan a conectar a adultos jóvenes con los principales negocios y centros de investigación, lo que abrirá oportunidades para los jóvenes puertorriqueños, a la vez que acelerará la inversión en la isla.

Desde el huracán María, usted ha sido una firme defensora de Puerto Rico, especialmente en lo relacionado con los temas estructurales de pobreza y falta de fondos federales. ¿Qué la motivó a actuar tan firmemente por Puerto Rico?

—Solamente en los últimos cuatro años, la gente de Puerto Rico ha enfrentado los huracanes Irma y María, un terremoto y ahora esta pandemia, así como retos económicos aun antes del azote del virus. Y la administración de Trump detuvo la ayuda que el Congreso había aprobado y que Puerto Rico necesita para su reconstrucción. En noviembre de 2017, poco después del golpe del huracán María, visité Puerto Rico para ser testigo de la devastación. El dolor y sufrimiento que vi fueron resultado de las malas prácticas de la administración Trump. Y, aún hoy, tras años de dificultades, miles de personas están viviendo con toldos azules como techo, las secuelas del huracán aún persiguen a los sobrevivientes y una economía devastada ha obligado a muchos a dejar su isla y sus familiares.

Al igual que Joe Biden, creo que no podemos esperar más para atender el trato desigual que reciben los ciudadanos americanos que viven en la isla. La razón por la que respaldo fuertemente a la gente de Puerto Rico es sencilla: respaldo fuertemente que todos los americanos sean tratados con dignidad y respeto.

Kamala Harris, a la izquierda, durante la visita que hizo a la isla en noviembre de 2017 para inspeccionar los daños causados por el huracán María. (ELNUEVODIA.COM)

En su plan para Puerto Rico, el exvicepresidente Biden promete acceso completo a los beneficios de asistencia nutricional y al Ingreso de Seguridad Suplementario (SSI). ¿Qué puede usted hacer como vicepresidenta para asegurar que eso suceda?

—Aún antes de la pandemia, aproximadamente uno de cada tres adultos en Puerto Rico ha estado en riesgo de pasar hambre y cuatro de cada 10 ha estado viviendo en la pobreza. Pero, aunque la gente de Puerto Rico merece los mismos beneficios de apoyo nutricional y SSI que reciben las personas que viven en los estados, no tienen acceso igual a esos beneficios críticos. Una corte federal determinó recientemente que los residentes de Puerto Rico deben ser elegibles para el SSI, pero la administración Trump ha apelado la decisión. Como vicepresidenta, me mantendré junto a Joe Biden, y me aseguraré de que las personas que viven en Puerto Rico tengan el apoyo nutricional, económico y de otro tipo que merecen.

¿Cómo sería posible aclarar la misión y tareas de la Junta de Supervisión Fiscal, auditar la deuda y armonizar las medidas de austeridad con la difícil realidad económica de la isla, sin legislación, dado el hecho de que la Junta seguirá teniendo una mayoría de miembros nombrados por los republicanos?

—Joe y yo creemos que Puerto Rico necesita alivio de la deuda insostenible y que, a la luz de las condiciones actuales, la Junta de Supervisión Fiscal necesita un cambio de enfoque significativo. Eso comienza por darle marcha atrás a la política de austeridad fiscal, incluyendo la protección del bienestar económico de las familias y pensionados puertorriqueños, y por asegurarnos de que la gente de Puerto Rico y sus representantes electos tengan voz en la solución de los retos fiscales de Puerto Rico.

Joe tiene un récord de ser capaz de unir a gente dividida por asuntos difíciles y trabajar para hallar soluciones. Ese es él. Lo vimos en su liderato en nuestra última crisis económica, cuando dirigió la implementación de la Ley de Recuperación, y lo vimos trayendo a republicanos y demócratas a la mesa de negociación sobre la reforma de salud. Está capacitado, como nadie más, para ayudar en este momento a Puerto Rico y a nuestra nación, para que pueda sanar y moverse junta hacia adelante.

¿De qué manera la administración Biden/Harris ayudará a la educación pública y el desarrollo de la fuerza laboral en Puerto Rico? Hable sobre sus planes para ayudar a las mujeres solteras jefas de familia, tanto las que trabajan como las que no trabajan.

—Joe y yo sabemos que expandir el acceso a educación de calidad y oportunidades para hacer una carrera son factores esenciales para el futuro de Puerto Rico. Nuestro plan significará más de $1,200 millones para Puerto Rico bajo el Título I de fondos para educación, casi $300 millones para apoyar a estudiantes con discapacidades, y una cantidad significativa para la infraestructura y construcción de escuelas. Nuestro plan también invierte en universidades comunitarias para asegurar que cada estudiante tenga la oportunidad de obtener créditos universitarios o credenciales laborales en escuela superior. Y aumentaremos la inversión en Instituciones que sirven a minorías, como la Universidad de Puerto Rico.

También, estamos enfocados en asegurarnos que los residentes de Puerto Rico tengan empleos de calidad para sostener a sus familias, los cuales surgirán de un sistema educativo y de entrenamiento mejorado. Nos aseguraremos de que se cumplan las preferencias de la Ley Stafford de fondos locales para recuperación local, y de que las agencias federales concedan incentivos adicionales para proveer contratos a las empresas puertorriqueñas.

Mi madre nos crio prácticamente sola a mi hermana Maya y a mí. Y Joe crió a su hijo solo, luego de perder a su esposa y a su hija en un trágico accidente automovilístico. Así que sabemos cuán duro trabajan los padres o madres solas por sus familias. Ayudaremos a los padres y madres a balancear trabajo y familia mediante inversiones en centros preescolares universales para niños y niñas de 3-4 años y asegurándonos de que ninguna familia que gane menos de 1.5 veces el ingreso promedio deba pagar más del 7% de su ingreso en cuidado para sus hijos. Nos aseguraremos de que todos los trabajadores tengan acceso a licencia médica y familiar pagada, así como a días por enfermedad. Y en momentos en que las latinas ganan solo 53 centavos por cada dólar que se le paga a un hombre blanco no hispano, cerraremos la brecha entre lo que ganan los hombres y las mujeres aumentando el salario mínimo, elevando los salarios en trabajos mayormente desempeñados por mujeres, como el cuidado de los hijos y el hogar, reforzando las medidas antidiscrimen y asegurando que más trabajadores tengan la oportunidad de hacerse miembros de una unión.

En su caso, habría muchos “primeros” si prevalece la papeleta Biden/Harris: primera mujer vicepresidenta, primera mujer negra vicepresidenta, primera descendiente de indios y jamaiquinos (caribeños) en ser electa a la Casa Blanca. ¿Qué mensaje le está enviando al mundo Kamala Harris si es electa en este momento histórico?

—Mi madre siempre me decía, “Kamala, puede que tú seas la primera en hacer muchas cosas, pero asegúrate de no ser la última”. Ese es el tipo de persona y de líder que siempre he tratado de ser, ya sea como mentora de otras mujeres, especialmente mujeres de color, o asegurándome de usar mi voz para hablar por aquellos que han quedado fuera de los recintos de poder. Las generaciones de mujeres sobre cuyos hombros me sostengo entendieron que la manera de lograr cambios duraderos es levantar (a otros) en la medida en que subes. Y si tengo el honor de servir como vicepresidenta, retaré a las mujeres jóvenes, a la gente de color y a todos los jóvenes a creer en su potencial de lograr grandes cosas. Porque, a pesar de todas nuestras divisiones políticas, mi propia vida demuestra que todavía somos un país en el que las personas de todos los orígenes pueden servir a nuestras comunidades y al país y hacer una diferencia en las vidas de otros.

Dicen que usted baila bien la salsa y que le gusta cocinar comida india, ¿eso es cierto?

—Te digo, a mí me encanta cocinar. Y amo cocinar para mi familia. Nuestra tradición ha sido tener una cena los domingos, y yo hago de todo, desde pollo asado hasta pasta boloñesa. En lo que se refiere a la comida india, hago biryani desde cero, y el plato jamaiquino que hago más frecuentemente es arroz con guisantes, es mi comida de confort.