La subestación de Manatí será reparada mediante una inversión de $2 millones.
La subestación de Manatí será reparada mediante una inversión de $2 millones. (Ramon "Tonito" Zayas)

MANATÍ.- LUMA Energy anunció este martes el inicio de una serie de proyectos financiados con fondos federales dirigidos a “modernizar” varias de las subestaciones eléctricas del país.

En un inicio, la iniciativa supondrá la inversión de $58 millones para atender cinco subestaciones: Costa Sur, Cataño, Manatí, Vieques y Culebra.

En el caso de Manatí, LUMA reemplazará interruptores de aceite obsoletos por interruptores de gas de 230,000 voltios estándar en la industria, explicó el director de Proyectos Renovables del consorcio, Daniel Hernández, quien estuvo acompañado por la vicepresidenta de Activos, Shay Bahrahmirad, y representantes de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), de la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (COR3), el alcalde manatieño, José Sánchez González, y el legislador Gabriel Rodríguez Aguiló.

“Esta es la primera subestación que estamos modernizando. Es el comienzo de lo que todos estábamos esperando a nivel de subestaciones. El reemplazo de todos estos componentes en obsolescencia”, dijo Hernández, al describir la obra como el “primer proyecto de modernización sustancial” en la subestación de Manatí en dos décadas.

Para la subestación de Manatí –proyecto cuya primera fase debe completarse en cuatro semanas– hay asignados unos $2 millones de FEMA, al igual que para las subestaciones en Culebra y Vieques. En Costa Sur (Guayanilla), cuya subestación sufrió daños con una explosión que dejó a oscuras el país en abril de este año, la inversión ascenderá a $28 millones, mientras que en Cataño será de $24 millones.

Hernández destacó que la subestación de Manatí es clave porque recibe líneas de transmisión que salen desde Costa Sur y Ecoeléctrica (Peñuelas), al tiempo que distribuye energía a una zona con alta concentración de “cargas críticas”, como hospitales y clientes industriales. En Manatí, dijo Hernández, hay unos 8,100 abonados residenciales, pero la subestación también sirve directamente a clientes en Arecibo, Ciales, Barceloneta, Florida y Vega Baja.

El director ejecutivo de COR3, Manuel Laboy, sostuvo que FEMA ha comprometido fondos para 54 proyectos en el sistema eléctrico –incluyendo 38 que corresponden a la red de transmisión y distribución–, valorados en más de $1,500 millones. En total, Puerto Rico tiene disponibles $9,500 millones de FEMA para rehacer su sistema energético, junto a más de $1,900 millones del Departamento de Vivienda federal.

De los fondos comprometidos, hay unos $800 millones disponibles para adelantar la compra de equipos y materiales, una medida que FEMA autorizó para enfrentar el retraso que existe a nivel global en la manufactura y transporte de productos especializados. De los $800 millones, cerca de $600 millones son para equipo en el área de transmisión y distribución y $150 millones para la generación, que administra la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

Los proyectos de infraestructura eléctrica, al igual que el resto de las obras financiadas con fondos de FEMA, son elegibles al programa de Working Capital Advance, bajo el cual el gobierno estadounidense adelanta a los subrecipientes el 25% de cada trabajo. Una vez se gasta ese 25%, FEMA adelanta un 25% adicional.

Laboy indicó que, de momento, no ve necesidad de solicitar elevar el tope del adelanto, aunque considera que ya entrado el 2023 contemplarían que aumente al 75%.

“No me puedo adelantar, yo creo que lo que tenemos debidamente consultado y acordado con FEMA es lo que se ha anunciado y creo que, como ha dicho el gobernador (Pedro Pierluisi), en un ‘game-changer’ porque ahora mismo todos los que nos han pedido el 25% están enfocados en gastarlos. No anticipo que en las próximas semanas me pidan el 50%. Yo diría que entre el primer y segundo trimestre del 2023, según los itinerarios de los proyectos, ahí veremos el 25% gastado, debidamente validado y en cumplimiento y (los subrecipientes) pidiendo el segundo 25%”, sostuvo Laboy.

De acuerdo con Laboy, hay $900 millones en proyectos energéticos sometidos a FEMA que se encuentran en etapa “avanzada” de evaluación, al tiempo que el funcionario reiteró que su meta es que, antes de terminar el 2023, la cantidad de obras con financiamiento asegurado alcance el centenar.

Hernández, a preguntas de este medio, precisó que la cifra de proyectos de líneas de transmisión con fondos comprometidos se mantiene en uno.

“Es la línea de transmisión que sale de aquí (Manatí) a Bayamón. Es una línea de 230,000 (voltios) que lleva toda esta generación que llega aquí y alimenta la zona metropolitana. Va a estar sucediendo en la medida que culminemos las etapas de diseño y planificación”, dijo Hernández.

Otra línea de 230,000 voltios que sería reparada posteriormente incluye la que transcurre de Costa Sur a Ponce, mientras que Hernández mencionó varias líneas de 115,000 voltios identificadas, entre ellas la que va de Bayamón a Utuado.

“Esa línea, la 36100, es importantísima que la podamos recuperar, igual que una que sale de Monacillos a Juncos, que también tiene una cantidad de industrias farmacéuticas. La cantidad de líneas que estaremos llevando a código y estándares es sustancial”, indicó el ingeniero, precisando que esta infraestructura debe ser capaz de resistir vientos de huracanes de categoría 5.

💬Ver comentarios