La documentación encontrada, alegadamente, eran papeles de personas en busca del beneficio por desempleo y que fueron depositados en buzones en las afueras de la agencia. (Ramón “Tonito” Zayas)

El secretario del Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH), Carlos Rivera Santiago, ordenó hoy, martes, una investigación para determinar si empleados de la agencia no siguieron los protocolos correctos para el desecho de documentos luego que ciudadanos encontraron bolsas de basura que, alegadamente, contienen formularios y otros papeles con información personal.

El titular del DTRH, no obstante, añadió que el hallazgo de estas bolsas de basura le causó “suspicacia o sospechas”, pues también denunció que durante el día de hoy desconocidos publicaron, en las redes sociales, los teléfonos de empleados de la agencia para que el público los llamara directamente.

“Tuvimos conocimiento de estas alegaciones mediante las redes sociales y los medios noticiosos. Inmediatamente ordené una investigación formal; ya se están revisando las cámaras de seguridad para ver qué fue lo que ocurrió y para examinar si fue personal interno (del DTRH) o si fue una persona externa, pues esos zafacones se encuentran en las afueras”, resaltó Rivera Santiago vía telefónica a El Nuevo Día.

Eliezer Molina, candidato independiente a la gobernación y portavoz del Movimiento de Conciencia, publicó fotos en su cuenta de Facebook del supuesto contenido de las bolsas de basura dentro de un envase industrial, ubicado en las afueras de la agencia y en un lugar de libre acceso.

Molina dio a entender que la documentación que encontraron los ciudadanos provenía de los sobres que las personas en busca del beneficio por desempleo depositan en buzones ubicados en el exterior de la dependencia.

Tienen que ver esto!!! Mientras miles de puertorriqueños desempleados depositan sus esperanzas en un buzón del...

Posted by Eliezer Molina on Tuesday, August 25, 2020

“Hoy se publicaron en las redes sociales los números de teléfono de empleados del Trabajo para que los llamaran. Ahora ocurre este segundo incidente. Estamos en proceso de investigar qué fue lo que ocurrió. Si fue un empleado, pues definitivamente se le aplicarán las normas y reglamentos aplicables en violación al manejo de documentos. De igual manera, si fue una persona externa, pues para dar con la situación”, resaltó el secretario.

“Pero sí nos crea suma sospecha las declaraciones de las personas entrevistadas de que fueron depositadas esas bolsas e inmediatamente van a verificar las bolsas y encuentran los documentos”, añadió Rivera Santiago.

El secretario del Trabajo explicó que la dependencia sigue el mismo reglamento para decomisar documentos que le aplica a todas las agencias de gobierno y, que, definitivamente, no incluye el botarlos en zafacones.

“Todo documento que se vaya a decomisar tiene que pasar por un proceso de auditoría, por personas que certifican que esos documentos ya no tienen vida útil, o si pasan cinco o diez años, dependiendo del tipo de documento. Nuestro personal conoce muy bien el proceso a seguir, y por eso nos toma por sorpresa y nos causa sospecha (el descubrimiento), porque los empleados conocen muy bien las reglas para el manejo y decomiso de documentación”, enfatizó Rivera Santiago.

Esos documentos no son tirados en la basura, como alegan que aparecieron las bolsas. Ese no es el procedimiento; ese tipo de documento se recicla o se hace de otra manera, pero no se tiran en los zafacones de manera ordinaria”, añadió el titular del Trabajo.

Rivera Santiago recalcó que investigarán todos los ángulos y que se le ordenó al personal de seguridad a recoger cualquier documentación en el bote de basura para su análisis. Al momento de hablar con El Nuevo Día, Rivera Santiago dijo que no había visto visto o inspeccionado personalmente el zafacón.