La Escuela Superior Madame Lucchetti, en Condado, es uno de los 673 planteles que el gobierno ha cerrado desde el 2007. (Vanessa Serra Diaz)

El Comité de Evaluación y Disposición de Bienes Inmuebles (CEDBI) llevará a cabo un proceso de subasta mediante solicitud de propuestas (RFP o Request For Proposal) para vender el terreno en el que se ubica la antigua escuela Madame Luchetti en la entrada principal de Condado.

Omar Marrero, presidente del CEDBI y director ejecutivo de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal (Aafaf) explicó mediante comunicación escrita que el propósito de la subasta es allegar mayores recursos al erario y promover el desarrollo económico de la zona.

Al momento, el terreno es propiedad del Departamento de Transportación y Obras Públicas (DTOP).

“Invitamos a todas las partes interesadas a participar en este proceso de subasta en sobre sellado. Las propuestas de aquellas entidades que cumplan con los requisitos de este RFP serán evaluadas por el comité, cuya misión es promover la disposición de las propiedades inmuebles en desuso del gobierno, incluyendo los planteles escolares en desuso, mediante procesos ágiles”, añadió el funcionario.

El Nuevo Día visitó el plantel, que está en total abandono y en muy mal estado físico, el pasado mes de agosto como parte de una historia sobre el informe “Cierre de escuelas públicas en Puerto Rico: Impactos comunitarios y recomendaciones”, que encontró que el cierre de sobre 600 planteles escolares desde el 2007 no ha resultado en ahorros para el gobierno.

En un período de 11 años, el Departamento de Educación (DE) ha cerrado 673 escuelas públicas, lo que constituye casi la mitad de los planteles. Ese hecho ha tenido consecuencias socioeconómicas nefastas para el estudiantado y las comunidades afectadas, especialmente poblaciones de personas negras y pobres.

El acceso a la educación se ha visto perjudicado particularmente para niños de tez negra y clase pobre, según el estudio. Las familias que participaron en grupos focales en San Juan y Aguas Buenas narraron que aumentó el costo de llevar a sus hijos a la escuela porque tienen que pagar a alguien para que los recoja. También mencionaron que los estudiantes a veces toman caminos peligrosos para ir y regresar de clases.

Las solicitudes al programa de transportación escolar incrementaron más del doble durante este año, cuando aumentó de 32,685 a 80,323 estudiantes con necesidad de transporte, lo que a su vez tiene un costo adicional para el Departamento de Educación.

Por otro lado, la deserción escolar se ha triplicado en comparación a hace cinco años, según datos de Educación publicados por el Instituto de Estadísticas de Puerto Rico (IEPR). Entre agosto a diciembre de 2019, desertaron 4,539 estudiantes más que en 2014.

El RFP y el Reglamento están disponibles en porta cibernético de la Aafaf en: www.aafaf.pr.gov.