Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

Jorge Arroyo fue supervisor de construcción de líneas de transmisión en la AEE desde los años noventa. Después de 32 años de servicio, jamás pensó que su faena en la corporación pública terminaría así.
Jorge Arroyo fue supervisor de construcción de líneas de transmisión en la AEE desde los años noventa. Después de 32 años de servicio, jamás pensó que su faena en la corporación pública terminaría así. (Ramón "Tonito" Zayas)

Jorge Arroyo pasó la mitad de su vida construyendo torres y líneas de transmisión de energía eléctrica, en lo que él y sus compañeros conocen como “los cucuruchos de la montaña”. Comenzó a trabajar en la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) con 28 años de edad, en pleno boom industrial de los años noventa. Cuando la actividad manufacturera y comercial del país aumentaba, él y sus compañeros construyeron la infraestructura de alto voltaje, que hacía falta, arriesgando su vida en operaciones a 90 pies de altura.

💬Ver comentarios