La gobernadora Wanda Vázquez Garced. (David Villafañe Ramos)

La gobernadora Wanda Vázquez Garced extendió hasta el viernes, 21 de agosto la Orden Ejecutiva 2020-060, vigente originalmente hasta este sábado, luego de acoger una petición del secretario del Departamento de Salud, Lorenzo González Feliciano.

La mandataria adelantó, además, que el miércoles de la semana que viene comunicará al pueblo sus determinaciones finales para una nueva orden ejecutiva que entraría en vigor el sábado 22 de agosto.

Hemos acogido la petición del secretario de Salud de extender la vigencia de la orden ejecutiva actual y así darles el espacio a los consejos asesores del sector médico y económico a presentar sus recomendaciones finales. Este lunes estaremos reuniéndonos con ambos grupos para poder tomar las determinaciones correctas y atender la situación del alza en contagios del virus”, explicó Vázquez Garced mediante comunicación escrita.

“Mi prioridad es la vida y la salud de mi pueblo, siempre. Estamos trabajando arduamente para poder tomar medidas certeras que tendrán como prioridad el minimizar el riesgo de contagios y proteger la vida de todos nuestros ciudadanos”, añadió la mandataria.

De acuerdo con la recomendación de González, la extensión de la orden ejecutiva vigente sería necesaria porque hasta esta tarde, los grupos médico y económico que asesoran a la mandataria en el manejo de la pandemia en la isla, todavía no habían decidido el alcance de las restricciones que se adoptarán.

En entrevista con El Nuevo Día, el secretario de Desarrollo Económico y Comercio (DDEC), Manuel Laboy, coincidió en que la extensión de la orden ejecutiva vigente daría tiempo para que los distintos sectores económicos que podrían verse afectados por una nueva ronda de restricciones puedan identificar la manera más adecuada para continuar sus operaciones y a su vez, contribuir con los esfuerzos para atajar el avance de la pandemia en la isla.

De ser el caso, ello implicaría que Vázquez Garced anunciaría las nuevas restricciones por el COVID-19 pasadas las primarias del próximo domingo.

“Tensas” las negociaciones

Los grupos médico y económico se reunieron esta mañana en la sede del Departamento de Salud. Pero según fuentes de este diario, integrantes de ambos grupos todavía estaban reunidos esta tarde.

Este diario supo que el “Task Force” médico se aferraba a su postura de aplicar un cierre amplio de actividades sociales y comerciales a fin de restringir la movilidad de las personas. En tanto, las fuentes agregaron que los integrantes del “Task Force” económico reconocían la necesidad de tomar medidas ante la pandemia, pero insistían en que los datos recopilados por las autoridades sanitarias no demuestran que el alza en el número de contagios de COVID-19 responda a la actividad empresarial o comercial en la isla.

Las fuentes describieron las conversaciones entre ambos grupos como “tensas”.

Laboy declinó ofrecer detalles de las conversaciones, pero indicó que este viernes ambos grupos intentaban llegar a un entendimiento mutuo para presentar a Vázquez Garced “un documento que sea producto del consenso”. El titular del DDEC sostuvo que no hay controversia en torno a la necesidad de aplicar nuevas restricciones.

“La naturaleza de esas restricciones es lo que se está conversando”, dijo Laboy.

Empero, El Nuevo Día supo que el sector empresarial ha mostrado encono, pues mientras las empresas -en especial, pequeños y medianos negocios- tendrían que hacer ajustes ante otra ronda de cierre de establecimientos que se identifican como “no esenciales”, las autoridades sanitarias siguen rezagadas en su parte de la ecuación.

Es decir, cinco meses después de la declaración de emergencia, las autoridades de salud todavía necesitan fortalecer las estructuras de rastreo de casos, encaran problemas para la administración pruebas moleculares, la documentación de resultados y sobre todo, en el práctico abandono de campañas informativas y de educación.

¿Qué está en la mesa de negociación?

Según Laboy, las restricciones que discuten ambos grupos viajan entre el alcance de la orden ejecutiva 38 y la orden ejecutiva 41.

La orden ejecutiva 38, firmada el 1 de mayo, autorizó la primera etapa de reapertura económica luego del encierro decretado el pasado 15 de marzo. Bajo dicha orden, aparte de los servicios esenciales como supermercados, bancos y farmacias, se autorizó la reanudación de la actividad de la construcción y la manufactura.

En tanto la orden ejecutiva 41, facilitó la apertura de oficinas médicas y otros servicios mediante cita previa, mientras autorizó la apertura de centros comerciales restringiendo el aforo a 60%.

En cualquiera de las órdenes ejecutivas, el toque de queda se mantuvo vigente. En el caso de la orden ejecutiva 38, el gobierno mantuvo que los empleados públicos trabajarían desde sus hogares y los ciudadanos no podían salir de sus hogares salvo para gestiones financieras, compra de alimentos y asuntos médicos.

Este viernes, Laboy reiteró que entre el 20% y el 30% de las Pymes en Puerto Rico podría desaparecer si se adoptan restricciones severas. Hasta junio pasado, la pandemia había provocado la destrucción de 80,000 empleos en la isla, según el funcionario.