Josué Colón, director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica.
Josué Colón, director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica. (Xavier Araújo)

El director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), Josué Colón, informó hoy, jueves, que ha dejado en posiciones de liderato a tres funcionarios, incluyendo al ex director ejecutivo Efran Paredes, que tuvieron poder de decisión mientras el ente incumplía con el itinerario de mantenimiento de las unidades generatrices.

Durante una vista pública de la Cámara de Representantes, el funcionario indicó que Paredes, el director de Operaciones, Fernando Padilla, y el director de Generación, William Ríos Mera, están “bajo evaluación” para representar a la AEE en un comité de la Autoridad de Alianzas Público-Privadas que atenderá el proceso de privatización de la generación de electricidad.

Colón mencionó que el próximo martes la comisión conocerá el nombre de la persona seleccionada.

En la vista pública de la Comisión cameral de Energía y Desarrollo Económico, Colón describió a la AEE que heredó como “anticuada, ineficiente y costosa”, para luego ofrecer datos que confirman la dejadez que ha permeado en la corporación pública por los pasados 15 años en el área de generación.

A preguntas del representante popular Luis Raúl Torres, indicó que Paredes ocupa el cargo de director asociado de proyectos de transformación de la AEE en el área de generación y ganará $110,000 anuales cuando, según datos oficiales de la corporación pública, contribuyó a dejar caer la infraestructura de la AEE al no cumplir con el plan de mantenimiento programado.

Colón devenga $250,000 anuales.

“¿Con la falta de mantenimiento los está dejando?”, le preguntó Torres.

“Mi contestación es que él (Padilla) y todo el componente de la empresa está siendo evaluado”, contestó Colón, al afirmar que espera tomar decisiones gerenciales la semana que viene.

“Espero que sea que los va a remover”, le dijo Torres.

Ríos Mera, Paredes, Padilla y Ralph Kreil, expresidente de la Junta de Gobierno de la AEE, indicaron en una vista pública hace unas semanas en la Cámara que la flota de generación en la AEE estaba en óptimas condiciones. Desde entonces, el país ha vivido apagones casi a diario. Torres los refirió por perjurio y otros posibles delitos adicionales al Departamento de Justicia.

En un aparte con periodistas, Colón indicó que su predecesor tendrá “tareas especiales”.

“Debemos entender que es un empleado de carrera de la corporación y mientras sea empleado de carrera, él y cualquier otro, mi obligación es que esté trabajando y sea productivo hacia la empresa y el pueblo de Puerto Rico y en ese sentido se le están asignando tareas”, afirmó Colón.

Torres le preguntó a Colón si Padilla, Ríos Mera y Paredes mintieron al afirmar que había presupuesto suficiente en la AEE para generación en una pasada audiencia de la Cámara y Colón contestó: “No sé la información que tenían, pero la que tengo me da el cuadro de que se necesita presupuesto y que hay escasez de personal”.

El director ejecutivo ha dicho públicamente que en la AEE hubo “negligencia gerencial”.

“Mis expresiones públicas, como he mencionado, con el conocimiento general que tengo y la información ya más certera de lo que está pasando en la corporación, me ha puesto en una mejor perspectiva de tomar decisiones. Al día de hoy, lo que encontré en las centrales y el sistema de generación para mí no es aceptable”, afirmó Colón.

Habla de su vínculo con el PNP

Colón afirmó que es simpatizante del Partido Nuevo Progresista (PNP) y que ha participado en actividades públicas en su tiempo libre, pero dijo desconocer si ha sido objeto de una querella por vender boletos de actividades de la Palma en la AEE.

Sostuvo que ha comprado boletos para actividades.

“¿Ha vendido boletos”?, le preguntó Torres.

“Puede ser que en algún momento en alguna actividad haya tenido algún boleto y se haya compartido… fuera de la AEE”, sostuvo Colón.

El director ejecutivo de la AEE reconoció que los apagones de mayor magnitud y que han afectado de golpe a miles de ciudadanos son atribuibles a problemas de generación. Las fallas de LUMA Energy, dijo, mayormente tienen que ver con contacto de vegetación con la cablería pero representan el 80% de las interrupciones de energía.

“La mayoría de las interrupciones que ocurren en Puerto Rico después del 1 de junio son condiciones en el sistema de transmisión y distribución”, dijo Colón, al afirmar que el último apagón que puede ser atribuido a la AEE ocurrió el 30 de septiembre y dejó a 15,000 abonados sin luz.

Recurrente falta de mantenimiento

Colón presentó un cuadro tétrico de falta de mantenimiento en las calderas y las unidades de vapor de la AEE.

“Todas esas unidades están en necesidad de mantenimiento”, dijo Colón.

“¿Se les dio mantenimiento?”, insistió Torres.

Colón se refirió a un documento entregado a la comisión cameral que refleja, por ejemplo, que el último mantenimiento realizado a la unidad 5 de San Juan ocurrió en el 2014, cuando las calderas deben ser llevadas a mantenimiento cada 18 meses por acuerdos alcanzado con la Agencia Federal de Protección Ambiental.

Cuatro de cinco unidades adicionales en San Juan han estado sin mantenimiento entre el 2008 y el 2013. La única excepción es la unidad 9, que recibió mantenimiento en noviembre del 2019. En Palo Seco, el escenario es peor y tres unidades, incluyendo la 1, que está fuera de operaciones, no han recibido mantenimiento entre el 2008 y el 2009. En Costa Sur, las calderas no reciben mantenimiento desde el 2013 y en Aguirre desde el 2010 y el 2012.

En cuanto al lavado de unidades, el cuadro es igual o peor en San Juan, Palo Seco, Costa Sur y Aguirre.

“Hay negligencia administrativa y negligencia en el cumplimiento del deber y es un delito dirigido a funcionarios públicos”, dijo el representante independentista Denis Márquez. “Es una acción premeditada”, agregó.

“Parto de la premisa de que las personas actúan de buena fe, no de mala fe. No puedo aceptar o presumir que acciones de funcionarios previos a mí fueron intencionales o con la mala fe de causarle a Puerto Rico apagones. Ese es mi punto de partida”, afirmó Colón.

Posible aumento en la tarifa

Aunque Colón afirmó que la declaración de emergencia aprobada el viernes pasado por la Junta de Gobierno de la AEE, que básicamente acelera una serie de términos dentro de la corporación pública para la compra de bienes y servicios, no necesita aprobación del Negociado de Energía de Puerto Rico (NEPR), sí reconoció que, de necesitarse dinero adicional para cumplir con el plan de emergencia, valorado en $235 millones y a ser ejecutado en un plazo de dos años, tendría que acudir al NEPR.

“¿De dónde salen los $235 millones? ¿Un posible aumento?”, preguntó Torres.

“Correcto”, contestó Colón. “La premisa de que si entendemos que con el presupuesto no es suficiente es que tenemos que ir al NEPR para que si modifican el presupuesto de la AEE, que lo autoricen”.

Cuando Torres le insistió sobre si el dinero saldría de la tarifa y, por ende, el bolsillo de los consumidores, Colón primero respondió que habría que consultar con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF)

“De ordinario, todos los ingresos salen de la tarifa”, afirmó Colón para luego mencionar que hay conversaciones con funcionarios de la Rama Ejecutiva para que se alleguen fondos adicionales a la AEE.

“No hemos llegado a ese punto (solicitar un aumento de tarifa), pero entre las consideraciones bajo evaluación es cuándo tenemos que ir al NEPR y a la JSF para lo que corresponde al Título III (de quiebras)”, dijo.

En un aparte con periodistas, Colón suavizó su postura en cuanto a un posible aumento de la luz. Indicó que no le corresponde indicar si la declaración de emergencia implicaría necesariamente un aumento de la luz.

“Lo que he dicho es que luego que nosotros internamente verificamos los fondos que están disponibles en el presupuesto actual de la AEE (cerca de $400 millones) estamos mirando si internamente podemos hacer algún tipo de reasignación. Una vez lo identifiquemos pasamos a los pasos mandatados por la ley que es ir al NEPR a la JSF, según corresponda para hacer los cambios en el presupuesto que tenemos. Si el análisis concluye que no podemos redistribuir los fondos porque afectamos otras áreas de la AEE y los fondos ($106 millones de mantenimiento) no son suficientes, pues también estamos en conversaciones para ir a los foros correspondientes y solicitar recursos adicionales”, sostuvo Colón.

El gobernador Pedro Pierluisi ha dicho que la AEE podría tener acceso a dinero del fondo de emergencia, pero ese trámite tendría que ser autorizado por la JSF.

“Y estamos en conversaciones con Omar Marrero (director de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal de Puerto Rico) para identificar otras alternativas que no conlleven un impacto a la tarifa de la energía eléctrica de requerirse mayores ingresos”, dijo Colón.

Cuando se le preguntó qué pasaría si la JSF no autoriza el uso del fondo de emergencia, Colón contestó que “confía” en que la JSF entenderá las necesidades de la AEE “y van a unirse a este esfuerzo de que el sistema de generación esté en las condiciones mínimas que se requieren para garantizar confiabilidad”.

La petición sobre el uso del dinero de emergencia se sometería en las próximas dos semanas.

💬Ver comentarios