San Juan , Puerto Rico, Agosto 28 , 2022 - END - FOTOS para ilustrar una historia sobre el edificio del antiguo Normandie para ver el progreso en los trabajos de limpieza en medio de la pugna sobre los terrenos de El Escambrón. EN LA FOTO una vista de la pista de atletismo del Parque Sixto Escobar . 
FOTO POR:  tonito.zayas@gfrmedia.com
Ramon " Tonito " Zayas / GFR Media
San Juan , Puerto Rico, Agosto 28 , 2022 - END - FOTOS para ilustrar una historia sobre el edificio del antiguo Normandie para ver el progreso en los trabajos de limpieza en medio de la pugna sobre los terrenos de El Escambrón. EN LA FOTO una vista de la pista de atletismo del Parque Sixto Escobar . FOTO POR: tonito.zayas@gfrmedia.com Ramon " Tonito " Zayas / GFR Media

La evaluación del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) sobre el área donde se pretende desarrollar un estacionamiento para el futuro uso de los visitantes del Hotel Normandie arrojó que la construcción tendría un impacto “significativo” y, hasta la fecha, el proponente del proyecto no ha presentado una réplica, aseguró hoy la agencia.

De acuerdo con la ponencia que presentó la dependencia gubernamental a la Comisión de Asuntos Laborales y Derechos Humanos del Senado, la Oficina de Gerencia de Permisos (OGPe) archivó la solicitud de permiso el pasado 17 de mayo “debido a que el proponente no atendió los comentarios del DRNA. Al momento, no se ha identificado ninguna otra solicitud para este proyecto pendiente de evaluación en el DRNA”.

Tan reciente como el 2 de septiembre, sin embargo, la Legislatura Municipal de San Juan aprobó una ordenanza que autoriza al alcalde Miguel Romero a ceder en arrendamiento varias estructuras del estadio Sixto Escobar a la empresa propietaria del Hotel Normandie, The Normandie OZ LLC. El municipio respalda el desarrollo de un estacionamiento soterrado, que ubicaría debajo del área de la pista y el campo deportivo del estadio. Según el municipio, The Normandie OZ LLC tendría la responsabilidad de desarrollar el estacionamiento con fondos propios o federales.

“En síntesis, el resultado de la evaluación del Área de Evaluación de Documentos Ambientales indicó que a pesar de ser un área previamente impactada, puede haber impactos significativos por la acción propuesta, por lo que se recomendó la preparación de una Declaración de Impacto Ambiental para poder evaluar adecuadamente los impactos”, indicó la ponencia del DRNA, que fue leída en la vista pública por Samuel Acosta, ayudante especial de la secretaria designada, Anaís Rodríguez Vega.

A preguntas de la presidenta de la comisión, Ana Irma Rivera Lassén, el ingeniero Luis Sierra, encargado de la división de permisos del DRNA, aceptó que el proponente tendría “mucho trabajo” para justificar la construcción propuesta, si bien podrían presentarse modificaciones al proyecto que lo hicieran viable. En la ponencia se precisó que la OGPe, a raíz de la conclusión del DRNA, había solicitado comentarios a The Normandie OZ LLC desde el pasado 16 de febrero.

El área que sería impactada ubica en una zona declarada como de “alta peligrosidad” por el propio municipio de San Juan y el gobierno federal, advirtió el arquitecto y planificador Pedro Cardona Roig en la audiencia pública.

“En el 2021 se aprobó el plan de mitigación contra peligros naturales del Municipio de San Juan. […] Este identifica el sector del Escambrón como un área de riesgo por inundación y maremotos. Está identificado además como un área de desalojo, y en los mapas recientemente aprobados por FEMA (Agencia Federal para el Manejo de Emergencias) tienen la clasificación de zona A en gran parte de los terrenos. O sea, es un área de alta peligrosidad por marejadas”, subrayó Cardona Roig, quien participó junto a un panel de vecinos del Condado y el Viejo San Juan que se opusieron al desarrollo propuesto por el municipio.

A la vista no acudió representación de la Oficina de Planificación del municipio de San Juan, a pesar de que había sido citada. Según Rivera Lassén, en una comunicación por escrito, la directora de Planificación de San Juan, Tamara González, afirmó que la división que dirige no ha intervenido en la discusión sobre el desarrollo propuesto.

“Vamos a hacer las gestiones, a solicitud de lo que dijo la compañera (senadora) Migdalia Padilla, de auscultar la posibilidad de hacer una vista para que venga el municipio o solicitarle al municipio todo lo que nos hace falta, evaluarlo, y ver la posibilidad de hacer una segunda vista”, indicó Rivera Lassén al concluir la vista.

Cardona Roig alertó que el área, también conocida como el Parque del Tercer Milenio, está construida sobre una “ciénaga”.

“El agua de mar está muy próxima a la superficie del terreno. Esa simbiosis, esa relación entre una cosa y otra es fundamental. Como arquitecto del Parque del Tercer Milenio, nosotros tuvimos que trabajar con lo que fue la cimentación para la construcción del restaurante del Escambrón y el puente peatonal que cruza hacia el parque Luis Muñoz Rivera. Ese lugar tiene el número más extraordinario que yo jamás haya visto de pilotes hincados para poder erigir esas estructuras”, planteó Cardona Roig, quien igualmente cuestionó si el municipio tiene la facultad para “enajenar” las instalaciones, considerando que la zona marítimo terrestre queda bajo la jurisdicción del DRNA.

Amaury Rivera, líder comunitario de la zona del Condado, trazó en la vista pública un paralelo entre el desarrollo previsto por el municipio en los alrededores del Normandie y la reciente controversia por el Parquecito Borinquen en la avenida Ashford. En ese caso, el Departamento de Transportación y Obras Publicas registró a su nombre el área verde en 2019 y, en 2021, la cedió a una corporación privada que tenía la intención de desarrollar un condómino. No obstante, en el proceso de vistas públicas en la Cámara de Representantes, trascendió que el terreno era propiedad del municipio capitalino desde la década del 1970, que posteriormente reclamó su titularidad.

Los parques públicos “no se deben vender y cualquier transacción relacionada a los mismos debe ser afirmando su uso futuro, tomando en consideración la participación de las comunidades que los usan, garantizando el uso y disfrute para las generaciones presentes y futuras […] En ese caso, encontramos que la información sobre el desarrollo de este se ha hecho en comunicados de prensa o peor, en entrevistas que no han incluido a los miembros de las comunidades afectadas”, sostuvo Rivera en su ponencia.

Rivera también cuestionó la idea de que la empresa dueña del hotel abandonado pueda recibir un beneficio directo de los fondos federales destinados a la reparación de las estructuras deterioradas en el Sixto Escobar, en lugar de que sea el municipio la entidad encargada de administrar los proyectos.

Por su parte, Edna Nazario, residente del Viejo San Juan, expresó su molestia ante el proceso que siguió la Legislatura Municipal para dar paso a la ordenanza.

“A pesar de que la Legislatura Municipal de San Juan pudiera aprobar proyectos como este sin vistas públicas, eso no significa que lo deba hacer”, puntualizó Nazario.

Reacciona el dueño

En unas declaraciones escritas suministradas mientras transcurría la vista pública, Eddie Ishay, líder de la empresa desarrolladora, afirmó que, contrario a lo planteado por el DRNA, el estacionamiento propuesto se diseñó en cumplimiento con “todas las reglamentaciones gubernamentales de flora, fauna y protección de los recursos naturales.

Según el grupo desarrollador, el estacionamiento no impactaría la zona marítimo terrestre ni áreas de humedales.

La construcción, que incluiría sobre 500 espacios de estacionamiento a un costo estimado de $15 illones, consistiría de un solo piso, aseguró The Ishay Group, al agregar que hasta el momento no se ha recibido aprobación para el uso de fondos federales. Los fondos solicitados, indicó Ishay, “limitan exclusivamente su uso para la revitalización de espacios públicos, edificios históricos y para la creación de empleos”.

“Desde el 2009, el Hotel Normandie se ha deteriorado significativamente, sin lograr inspirar el interés de revivirlo por el alto costo que representa restaurar un edificio histórico con parámetros rigurosos de preservación y conservación respetuosa, pues el edificio fue reconocido como Patrimonio Histórico de Puerto Rico en 1980. De igual manera, se encarece el costo del proyecto por las mejoras y acondicionamiento necesario para cumplir con los códigos actuales de construcción. Igualmente, el Parque Sixto Escobar, que fue una facilidad deportiva muy reconocida, hoy es víctima de un grave deterioro, y muchas de sus estructuras, que están inservibles, representan un peligro para los visitantes”, sostuvo Ishay.

💬Ver comentarios