Los representantes del Movimiento Victoria Ciudadana, José Bernardo Márquez y Mariana Nogales Molinelli. (Suministrada)

Los representanes de Movimiento Victoria Ciudadana (MVC) y el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) acusaron esta tarde al Partido Popular Democrático (PPD) de incumplir su promesa de campaña y el compromiso que hizo el presidente cameral, Rafael “Tatito” Hernández Montañez, en la sesión inaugural de derogar la Reforma Laboral y restituir los derechos que la ley eliminó.

“Nuestro compromiso, y también el de la mayoría parlamentaria, fue restituir los derechos laborales afectados por la Reforma Laboral. A mucha insistencia de nuestra delegación y de otras, se restituyen varios derechos, pero no todos. En un día como hoy, nos resulta imposible avalar una restitución parcial y por eso nuestro voto en contra del Proyecto de la Cámara 3”, expresó el Representante por Acumulación José Bernardo Márquez.

El MVC radicó un proyecto para derogar la Reforma Laboral.

Anteriormente, la portavoz del MVC, la representante Mariana Nogales Molinelli, presentó enmiendas en la Comisión de Asuntos Laborales para restituir todos los derechos que el PPD eliminó de su proyecto, se indicó en un comunicado de prensa. Estas enmiendas fueron derrotadas en la Comisión con el voto mayoritario de los legisladores del PPD.

A pesar de los esfuerzos de la minoría para restituir todos los derechos arrebatados por la ley 4-2017, la negociación quedó corta al no ceder en la restitución de las horas extra a un pago tipo doble o la elimnación del “flexi time”.

Hoy vemos el resultado del cabildeo de los sectores patronales que levantan la bandera de la defensa del pequeño comerciante cuando realmente a quienes representan son a los grandes patronos y a las multinacionales. Hoy no hemos podido ni restituir los derechos laborales del siglo 20 en pleno siglo 21 - hoy se le ha hecho una afrenta a la gente trabajadora, hoy la balanza se inclinó una vez más a favor del poderoso. Nuestra lucha continua y no descansaremos no solo hasta que los derechos laborales sean restituidos en su totalidad sino hasta que sean ampliados a tenor con el nuevo siglo y los nuevos tiempos”, sostuvo Nogales Molinelli.

Por su parte, el portavoz del PIP, Denis Márquez Lebrón, expresó que, “en el día de hoy, la mayoría popular se quedó corta en el esfuerzo por derogar la mal llamada Reforma Laboral. Luego de mutilar en la comisión de Asuntos Laborales lo que era su propio proyecto a esos fines, nos vimos forzados a dar la lucha por restaurar los derechos más básicos de nuestra clase trabajadora. La gestión logró que se atendiera el asunto directamente con la presidencia de la Cámara y que a última hora se restituyeran muchos de los derechos eliminados. Pero no todos”.

“La medida aprobada retiene el “flexi-time”, que opera en perjuicio de la clase trabajadora al permitir que trabajen más de ocho horas en un periodo de 24 horas. El proyecto también reduce de paga doble a tiempo y medio la compensación que recibe un trabajador por trabajar tiempo extra, durante horas de descanso o en su periodo de almuerzo. Estos cambios a última hora laceran los derechos conquistados por la clase trabajadora y no derogan parte importante de la Reforma Laboral”, resaltó el veterano legislador.

Una de las consecuencias de la reforma de 2017 fue la extensión de la jornada en exceso de ocho horas. Según los representantes, no existe ningún incentivo para que los patronos contraten más empleados cuando la extensión de la jornada laboral tiene un costo “insignificante”.

El pago a tiempo y medio incentiva, según argumentaron, la extensión de la jornada y desincentiva la contratación de más personas.

💬Ver comentarios