El exgobernador Aníbal Acevedo Vilá.
El exgobernador Aníbal Acevedo Vilá. (Juan Luis Martínez Pérez)

Ante los cambios demográficos y el “rompimiento del bipartidismo”, el exgobernador del Partido Popular Democrático (PPD) Aníbal Acevedo Vilá advirtió este martes que es urgente reformular el sistema electoral del país o, de lo contrario, estará en peligro la democracia.

“Nuestra crisis democrática es evidente, una baja dramática en la participación electoral, que es un peligro, reducción dramática en el apoyo que necesita un candidato para ganar y, desde mi perspectiva un colapso al sistema bipartista”, puntualizó, al sostener que este escenario hace obligatorio cuestionarse si es factible sostener el modelo de pluralidad a través de la cual se le otorgan los cargos de elección a quienes más votos saquen en una determinada elección.

Esta norma constitucional, señaló, funciona en sistemas bipartistas, era que, opinó, culminó en el 2020 con la integración de nuevas fórmulas políticas. “En la medida que nos mantengamos con la norma constitucional presente…yo creo que vamos camino en dos años a tener un gobernador o gobernadora electo con 28%, 29%, 30% del voto. Y si alguien piensa que eso no es un problema democrático, pues, entonces, no deberíamos estar discutiendo esto”.

Las expresiones del exgobernador surgieron durante una vista de la Comisión cameral de Asuntos Electorales, presidida por José “Conny” Varela, que evalúa las resoluciones concurrentes de la Cámara 12 y 30 que proponen enmendar la Constitución de Puerto Rico para prescindir del modelo de pluralidad y adoptar una segunda vuelta electoral.

Al igual que Acevedo Vilá, los catedráticos y abogados Julio Fontanet y Jorge Farinacci -que también participación de la discusión- favorecieron la celebración de una segunda vuelta electoral.

La Resolución Concurrente de la Cámara 12 se circunscribe al cargo de gobernador, para el cual se deberá obtener más del 50% de los votos o, de lo contrario, se celebraría una segunda elección. Mientras, la Resolución Concurrente de la Cámara 30 aplicaría a todo cargo de “elección popular”, excepto los escaños por acumulación y en las legislaturas municipales.

La segunda vuelta tiene dos críticas validas: una abstención marcada en la segunda vuelta y el alza en los costos que implica la celebración de una segunda elección, dijo Acevedo Vilá. “Aun así, la segunda vuelta, como está presentada en esos dos proyectos es mejor que lo que tenemos”, puntualizó al agregar que existe una “teoría política” de que el modelo minimiza las campañas negativas e incentiva el surgimiento de nuevos partidos.

Al abordar la abstención electoral en los comicios del 2020, donde el gobernador Pedro Pierluisi solo obtuvo el favor del 33.24% de los votantes, Acevedo Vilá sostuvo que ello no es resultado exclusivo de la merma poblacional que ha sufrido la isla, sino que es consecuencia de varios factores entre los que destacó la falta de interés de los ciudadanos en participar.

“La reducción de votantes en ocho años fue de 31%, 582,000 personas menos votaron, y, sin embargo, según los datos del Censo, en diez años la reducción de la población fue 11.8%”, detalló el exgobernador al sostener que “el país entiende que esto no es un problema”.

“Tenemos un problema de democracia serio, serio. Pero, hasta que esto no se convierte en un tema sexy, ustedes (la Legislatura) no van a conseguir los votos (para aprobar alguna de las dos medidas en discusión)”, señaló Acevedo Vilá.

“Me interesa este tema. Por eso lo traigo a vista pública. Creo que lo tenemos que hablar, tenemos que adelantarlo, tenemos que educar al país”, dijo Varela, quien indicó desconoce si entre la delegación popular existe la receptividad para atender el tema.

Por su parte, Fontanet, también decano de la Escuela de Derecho de la Universidad Interamericana, sostuvo que el sistema de doble vuelta, según estudiosos del tema, le otorga mayor estabilidad y legitimidad a quien ostenta el poder político, promueve acuerdos y consensos entre diversos sectores en la sociedad y propicia un mayor interés y participación en la política.

Dijo que, por lo menos, 62 países -13 en América Latina- han incorporado la segunda vuelta en sus constituciones y otros tantos en sus disposiciones electorales. Mientras, al menos 12 estados lo han incorporado en procesos de elección en algunos condados. “Necesitamos un gobernador o gobernadora que cuente con el voto de la mayoría de los electores que participen en la elección y de un mecanismo electoral que fomente la participación ciudadana en los asuntos públicos. La segunda vuelta es la única forma de asegurarlo”, sostuvo al aclarar que su postura no representa la de la Universidad Interamericana.

Fontanet coincidió con el exgobernador en que la mejor opción en estos momentos es aquella legislación que cuente con los votos necesarios para pasar el cedazo legislativo, pero dejó claro que favorece la segunda vuelta tradicional. “A 70 años de la Constitución es evidente que la mayoría de las personas no están conformes con las ejecutorias de los que han ostentado las riendas del país”, puntualizó.

Por su parte, Farinacci planteó que ambas resoluciones favorece la modalidad clásica de la segunda vuelta. Sin embargo, la experiencia de Alaska y otras jurisdicciones, le hacen inclinarse para la isla por el voto prefencial o “ranked choice”, a través de cual los votantes clasifican a los candidatos por preferencia en sus papeletas. “Pero, en todo caso, no hay duda alguna que la primera modalidad es ampliamente superior al sistema vigente de pluralidad”, sostuvo al señalar que “Puerto Rico ya no tiene un sistema bipartita”.

Sobre a qué puesto debe aplicarse la segunda vuelta, sostuvo que “el problema de crisis de legitimidad que produce el sistema vigente de pluralidad no se limita a la gobernación”, por lo que debe aplicarse a la mayor cantidad de funciones electores posibles. “De la misma manera que el gobernador actual prevaleció con el 33% de los votos, lo mismo se puede decir de alcaldías y de legisladores por distrito. Si no es democrático para la gobernación tampoco es para los demás puestos”, afirmó Farinacci.

El profesor de derecho constitucional agregó que un mecanismo que podría ayudar a atemperar el sistema electoral es eliminando la prohibición de las candidaturas coligadas. “La democracia no debe limitarse a votar por el menos malo. La segunda vuelta permite a cada elector votar una vez, al menos por quien considera el mejor y, entonces, en segunda vuelta, si acaso votar por el menos malo” señaló al sostener que la norma de pluralidad “crea un círculo vicioso”.

💬Ver comentarios