Según Santana Andújar, un 58% de los niños y niñas en Puerto Rico viven en la pobreza. (GFR Media) (semisquare-x3)
Según Santana Andújar, un 58% de los niños y niñas en Puerto Rico viven en la pobreza. (GFR Media)

Los menores que son removidos de sus hogares por el gobierno seguirán atravesando el viacrucis de vivir su niñez entre hogares sustitutos sin lograr ser adoptados hasta tanto no se atienda el problema de pobreza infantil que existe en el país. 

Así lo afirmó hoy Marcos Santana Andújar, presidente de la Red por los Derechos de la Niñez y Juventud de Puerto Rico, quien señaló que en el país el 53% de las remociones del Departamento de la Familia están relacionadas con el uso y abuso de sustancias controladas. 

El último Índice de Bienestar de la Niñez y la Juventud, que el Instituto del Desarrollo de la Juventud publica anualmente hace cinco años, revela que un 58% de nuestros niños y niñas viven en pobreza. Entonces insistimos es necesario abordar el problema subyacente de la pobreza en casos de maltrato a menores como una prioridad”, señaló Santana Andújar ante la Comisión Especial para la Evaluación del Proceso de Adopción y el Trato de las Personas de Edad Avanzada de la Cámara de Representantes, presidida por la representantes Jackie Rodríguez.  

Agregó que el Instituto Urbano halló que el 11% de los bebés que viven en la pobreza tienen una madre que sufre de depresión severa. Mientras, el 55% de todos los bebés que viven en la pobreza son criados por madres con algún tipo de depresión, incluso leve y moderada. “Los bebés que viven en la pobreza con madres gravemente deprimidas tienen más probabilidades de tener madres que también luchan contra la violencia doméstica y el abuso de sustancias”, señaló.  

Santana Andújar propuso que se considere la elaboración de una política pública dirigida a la atención y erradicación de la pobreza infantil. Para eso, es importante distinguir entre la pobreza como causa del maltrato infantil y la pobreza como maltrato infantil. Algunos estados y tribunales han reconocido que criar a un niño en la pobreza no equivale a maltrato infantil, sentenció.  

“Alrededor de la mitad de los estados han reconocido que la pobreza no es igual a la negligencia, al incluir una exención de la pobreza en su definición legal de negligencia. Las exenciones van desde la exención absoluta por negligencia si la pobreza es un factor, hasta una exención por factores ambientales que están fuera del control de los padres”, expuso Santana Andújar.  

Sostuvo, además, que la estructura actual del Departamento de la Familia no responde a los mejores intereses de los menores. “Esa estructura está anquilosada y no tiene que ver con la secretaria o el secretario anterior… es que no le sirve bien a los niños, a las familias ni a las mujeres... esa estructura se quedó estacionada en el tiempo”, enfatizó. 


💬Ver 0 comentarios