Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 30 días.

A sus 30 años, Yazmín Vázquez, arriba, nunca ha tenido un empleo. Ella y sus dos hijos viven con $310 de PAN y $106 de pensión al mes.
A sus 30 años, Yazmín Vázquez, arriba, nunca ha tenido un empleo. Ella y sus dos hijos viven con $310 de PAN y $106 de pensión al mes. (Ramón “Tonito” Zayas)

Maricao - Un hombre bajando velozmente una cuesta en bicicleta es la única señal de vida en el casco urbano de este municipio un jueves no feriado a mediodía. A esta hora, en que la única fábrica está operando y los niños fueron guardados por las pocas escuelas que la austeridad dejó por aquí mientras las mamás los esperan en sus casas, Maricao es un pueblo lento y soñoliento.

💬Ver comentarios