Los militares están a cargo del cernimiento de los pasajeros en el aeropuerto Luis Muñoz Marín. (GFR Media)

Desde que comenzó la emergencia provocada por la pandemia, la activación de la Guardia Nacional ha costado $6.3 millones para el Estado, informó el ayudante general de ese cuerpo militar, el general José Juan Reyes.

Esta cifra cubre parte de los gastos del trabajo militar, el resto será costeada con $26 millones provistos por el Departamento de Defensa de Estados Unidos, continuó el funcionario.

La Guardia Nacional fue activada por la gobernadora Wanda Vázquez Garced el pasado 12 marzo. Desde esa fecha hasta el 31 del mismo mes, el Estado invirtió en el pago de nómina, compras y concesión de contratos.

El general aclaró que aunque inicialmente había dicho públicamente que los gastos de la Guardia Nacional eran de $14 millones, la cifra era un estimado. Ahora bien, la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fiscal reportó a la Junta de Supervisión Fiscal $14 millones en gastos de la Guardia Nacional a causa de su activación por la pandemia.

A raíz de la declaración de emergencia por el COVID-19, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés) se hará cargo del 75% de los gastos del gobierno de Puerto Rico y el Estado cubrirá el 25% restante. De esta forma, de los $6.3 millones en gastos de la Guardia Nacional, FEMA le reembolsará al gobierno aproximadamente $4.7 millones.

Mientras que los $26 millones otorgados por el Departamento de la Defensa a la Guardia Nacional serán utilizados para cubrir los gastos del 1 de abril al 31 de mayo, indicó el general.

Desde mediados de marzo, cuando la gobernadora impuso un toque de queda, ordenó el cierre de comercios y de oficinas gubernamentales, efectivos de la Guardia Nacional fueron desplegados en el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín donde se encargan del cernimiento médico de los pasajeros que llegan a la isla. Esta iniciativa ha sido cuestionada fuertemente, particularmente por los alcaldes y epidemiólogos porque Salud no ha logrado probar que hay un rastreo efectivo de los pasajeros que deben permanecer en cuarentena.

A la Guardia Nacional también se le encomendó supervisar instalaciones señaladas por el Departamento de Salud para ser usadas como hospitales temporeros. Ese fue el caso del Centro de Convenciones, ubicado en Miramar.

Ahora, a partir de la próxima semana, la Guardia Nacional tendrá a cargo -en 12 municipios- la administración de pruebas para detectar el COVID-19 para los llamados “first responders” enun sistema de servi carro, informó Reyes.


💬Ver 0 comentarios