(horizontal-x3)
Desde el 20 de septiembre hasta el sábado 21 de octubre, la Policía tenía 217 querellas de personas desaparecidas, de las que 80 aún no habían sido localizadas. (Juan Luis Martínez Pérez)

El paso de María por Puerto Rico dejó a miles de personas incomunicadas, refugiadas y sin hogar, y un aumento vertiginoso en las querellas de personas desaparecidas.

Desde el 20 de septiembre hasta el sábado 21 de octubre, la Policía tenía 217 querellas de personas desaparecidas, de las que 80 aún no habían sido localizadas.

El sargento José Carlos Rosario, quien dirige al equipo de 22 agentes designados para atender estas querellas, destacó que, en muchos casos, se trata de personas que se fueron de sus casas  para pasar el ciclón. 

“Muchos abandonaron su hogar para ir a un refugio o a la casa de un conocido que fuera más segura... y, como no podían comunicarse, su familia los reportó como desaparecidos”, dijo.

Nelson Jonathan Martínez Rivera es uno de los que no ha aparecido. Desapareció en Carolina el 25 de septiembre pasado, cinco días después de María. 

“Salió a caminar por la mañana, como le gustaba hacer”, dijo Milton Martínez, tío del muchacho que tiene 28 años y fue diagnosticado con autismo y un grado de discapacidad mental. “Yo creo que caminó hasta el pueblo y que se desorientó, porque el huracán se llevó todos los puntos que él usaba como referencia”.

“Tiene 28 años, pero tiene la mente de un nene de 12 años. Así que estamos trabajando como que le estamos siguiendo el rastro a un niño”, dijo Rosario. 

El tío recibió información de que su sobrino fue visto el sábado por Trujillo Alto y el viernes, en Bayamón. 

“Fui allá también pero no lo encontré”, explicó, intentando disimular su frustración y preocupación con su sobrino extraviado, quien viste camisa roja y pantalones cortos deportivos grises. 

“Debe tener bastante barba porque ya son 26 días en la calle. Lo que le pedimos a la gente es que, si lo ven, que mantengan custodia de él y que le hablen”, dijo Milton.


💬Ver 0 comentarios