La estructura de 180 años colapsó tras el temblor de 6.4 que se registró al sur de Puerto Rico.

GUAYANILLA.- La estructura de la Parroquia Inmaculada Concepción, de unos 180 años de antigüedad e icono de este municipio, colapsó a causa del temblor de magnitud 6.4 registrado a las 4:24 de esta madrugada.

Con la réplica de magnitud 5.6, ocurrida a las 7:18 a.m., los remanentes de una de las torres del templo también cayeron al piso.

Tras entrar brevemente a la iglesia para remover el sagrario -que no sufrió daños-, el párroco Melvin Díaz Aponte pidió calma a la ciudadanía.

Una de las partes posteriores de la iglesia colapsó completamente. (Gerardo Alvarado)

Dijo, asimismo, que entiende "el dolor de las personas, sobre todo, por lo que el templo representa", no necesariamente por la pérdida de la estructura física.

"Desde la fe, sabemos que, por encima del templo material, somos iglesia... cada uno de los cristianos, piedras vivas, y por lo tanto, con la fuerza de las piedras vivas, levantaremos el templo material", dijo Díaz Aponte.

Minutos antes, el líder de los monagillos en la parroquia, Ariel Pascual, confirmó que nadie resultó herido en el derrumbe.

"Pedimos a los feligreses que no tengan miedo. Es solo una estructura", expresó Pascual.

Otra vista del colapso de la parroquia Inmaculada Concepción. (Gerardo Alvarado)

Hasta la plaza de recreo llegaron decenas de ciudadanos a observar los daños en la parroquia.

Daños en residencial

A pocos metros de distancia, en el residencial Padre Nazario, también se reportaron daños estructurales.

Los edificios 11 y 12 figuran entre los más aceptados. Los residentes de ambas torres desalojaron en el área.

Entre los pocos que quedaban estaba Rossana Acosta Morales, de 31 años, quien no pasó la noche en su apartamento porque "estaba angustiada" y optó por irse a casa de su madre, en otro barrio de este pueblo.

"Me fui como a la una o una y media de la mañana, antes de que empezara a temblar. Los temblores aquí se sienten bien feo y eso fue lo que me motivó a irme a casa de mi mamá", narró.

Cuando regresó al residencial a inspeccionar su apartamento, encontró cosas en el piso y algunas paredes agrietadas.

Las aceras alrededor de los edificios 11 y 12 se despegaron, al igual que algunas escaleras e infraestructura eléctrica.

"No me quedaré a dormir aquí. Da miedo y está bien feo", recalcó.

"Tengo que felicitar a las comunidades de La Playa y El Faro por el gran desalojo que hicieron. Luego que se eliminó la advertencia yo estuve en la zona y no había nadie en las casas y eso significa que la gente reaccionó", estableció el alcalde.

Tras el sismo de 5.7 que estremeció ayer a la isla, Guayanilla también experimentó colapso de varias residencias en las comunidades costeras.


💬Ver 0 comentarios