Los desperdicios generados como resultado de las demoliciones deberán ser manejados conforme a las regulaciones del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales. (GFR Media)

En medio de una crisis administrativa que lo mantiene prácticamente inoperante, el Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA) es una de las agencias clave en el proceso de demolición de las estructuras afectadas por el terremoto del 7 de enero y sus réplicas.

Según la Orden Ejecutiva 2020-17, firmada por la gobernadora Wanda Vázquez Garced el pasado 19 de febrero, será necesario “cumplir estrictamente” con los requisitos y contar con las autorizaciones del DRNA cuando las estructuras a demolerse contengan materiales con asbesto o pintura a base de plomo.

En dichos casos, también deberá cumplirse con los protocolos de seguridad requeridos por la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA, en inglés) y la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA, en inglés).

“Todo desperdicio generado como resultado de las demoliciones llevadas a cabo al amparo de la presente orden ejecutiva será manejado conforme se establezca en las regulaciones del DRNA y los planes de manejo presentados para los permisos generales aplicables”, reza el documento.

El Nuevo Día publicó ayer que, aparte de no tener secretario en propiedad hace cuatro meses, en el DRNA se han retirado muchos empleados y no han sido reemplazados, faltan equipos y las querellas ciudadanas demoran en ser atendidas, entre otras irregularidades.

En opinión del presidente de la Comisión de Salud Ambiental y Recursos Naturales del Senado, Carlos Rodríguez Mateo, el terremoto complicó aún más el panorama en el DRNA.

“El Departamento aún está sobreponiéndose de los movimientos telúricos, pero eso no debe ser razón para que la calidad del servicio y la atención al ciudadano se vean laceradas. Es importante la rendición de cuentas, sobre todo en momentos difíciles”, dijo Rodríguez Mateo.

Por otro lado, Elías Rodríguez, portavoz de la Región 2 de la EPA, a la que pertenece Puerto Rico, dijo que esa dependencia “está lista” para apoyar con una misión relacionada con el manejo de escombros post-sismos.

“Si bien no podemos hacer comentarios sustanciales sobre la orden ejecutiva del gobierno de Puerto Rico, podemos compartir algunas observaciones generales. El objetivo de la EPA es utilizar los recursos federales de respuesta y recuperación, en colaboración con otras agencias federales y locales y sus recursos, para desarrollar la capacidad gubernamental local y garantizar que los sistemas de gestión del gobierno sean confiables y sostenibles”, dijo Rodríguez en una declaración escrita enviada a este diario.

Añadió que la Oficina Central de Recuperación, Reconstrucción y Resiliencia (COR3) y el DRNA serían las agencias que liderarían cualquier misión para la remoción de escombros.


💬Ver 0 comentarios