Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Iris González, presidenta del Comité Comunal Corcovada, junto a Luis Nieves, operador del acueducto. (Jorge A. Ramírez Portela / Especial GFR Media)

Corcovada es el barrio más lejano que tiene Añasco y hace más de medio siglo los residentes tuvieron que construir su propio acueducto para tener agua potable, a razón de 300 horas mínimas de trabajo por familia.


💬Ver 0 comentarios