Torres indicó que identificaron cuatro planteles que fueron cerrados por el Departamento de Educación y que parecen estar en estado óptimo. (GFR Media)

El alcalde de Yauco, Ángel Luis “Luiggi” Torres, le solicitó hoy, lunes, al secretario de Educación, Eligio Hernández, la inspección de aquellos planteles que fueron cerrados en la municipalidad con la intención de poder trasladar a estos la matrícula de aquellas escuelas que resultaron seriamente dañadas a causa de los movimientos sísmicos registrados en el sur del país.

Torres indicó a El Nuevo Día que identificaron cuatro planteles que fueron cerrados por la agencia y que, según una primera inspección ocular, parecen estar en estado óptimo. Entre esas escuelas estaría la Rafael Martínez Nadal, la Francisca Oliveras, la intermedia Ana María Negrón y la Patria Pérez, la cual fue cedida por el estado a una iglesia.

El ejecutivo municipal indicó estar preocupado por el reinicio de clases, aunque sostuvo que en estos momentos la prioridad es garantizar la seguridad del estudiantado ante la continuidad de los movimientos sísmicos. “La escuela Ernesto Ramos Antonini es una de las mejores de país y estamos altamente preocupados porque ese currículo pueda seguir en un lugar seguro”, dijo sobre la escuela especializada en artes que está parcialmente comprometida.

Sostuvo que ha identificado múltiples familias que han emigrado a los Estados Unidos buscando una estabilidad educativa para sus hijos e hijas. “Si merman la cantidad de temblores que se está sintiendo podríamos movernos a esta dirección para que regrese el sistema educativo a Yauco”, señaló el ejecutivo municipal.

Personal de la Autoridad de Edificios Públicos (AEP) realizó ayer un recorrido junto a ingenieros y arquitectos de la agencia por la escuela José Onofre Torres de Yauco, la cual sufrió daños estructurales en parte de sus edificios. Kit Miyamoto, comisionado de seguridad sísmica de California, también participó de la inspección ocular.

Durante el recorrido se identificaron agrietamientos en algunas de las columnas que comprometen parcialmente la estructura. No obstante, ninguno de los daños requiere la demolición de la escuela. “Todas son reparables. Todas se pueden arreglar estructuralmente, incluso mejorarse el rendimiento de la escuela”, aseguró el ingeniero José Gayá.

Varios de los daños identificados ocurrieron en áreas donde se unen edificios distintos. Se puede apreciar que se ha caído empañetado, así como angulares de acero. “Eso no es un daño estructural, eso meramente son los edificios moviéndose un lado con el otro. Ciertamente, lo que se ha caído es una preocupación porque es algo que le puede caer a un niño y se tiene que atender. Pero no es un daño estructural”, enfatizó Gayá.

Algunas de las columnas sí presentaron daños estructurales. Estas presentaban grietas a 45 grados, lo que evidencia que hay un plano de fallas en esa columna. “Esas áreas son áreas comprometidas, son áreas a las que no se puede entrar hasta que se haga la reparación apropiada”, sostuvo Gayá.

Para atender estas fallas estructurales en columnas, Miyamoto sugirió como medida de refuerzo, por ejemplo, ensanchar la columna y darle confinamiento para evitar que se mueve en caso de un nuevo sismo de mayor magnitud.

“Esencialmente el riesgo está en todas partes. El patrón de las grietas es el mismo, no importa si es una escuela, una casa o un edificio de oficinas. El riesgo existe en todas partes…pero no podemos dejar de vivir. Yo tengo que vivir en mi casa, tengo que enviar a mis niños a la escuela. Lo importante es estar alerta de que existe riesgo aún en los edificios de nueva construcción”, puntualizó Miyamoto.

A pesar de que esta escuela tiene áreas que no sufrieron daños estructurales, el uso restringido de la misma quedaría a discreción del secretario de Educación, señaló la directora ejecutiva de la AEP, Melitza López. “Nosotros somos dueños de la estructura, pero el inquilino es quien toma la decisión sobre si abre o no abre”, señaló.

La AEP completó la inspección de las 224 escuelas bajo su administración en la zona metropolitana, las cuales deben comenzar a operar desde el próximo lunes, 28 de enero.

También han inspeccionado parte de los planteles de las regiones de Ponce y Mayagüez. Sin embargo, la apertura de estos no se ha determinado. “De las escuelas de la Autoridad ninguna ha colapsado. Todas las tenemos en observación”, detalló López.

La AEP administra 425, de las cuales 389 están siendo usadas por la agencia. “Vamos a vivir con estos movimientos día a día. No sabemos cuándo va a parar, así que debemos de aprender, de educarnos y saber qué hacer si hay un movimiento…”, dijo la funcionaria.

Cesar González, director de Seguridad del Departamento de Educación, explicó que este viernes, previo al inicio de clases en los planteles del área metropolitana, estimados en unos 224, la agencia celebrará casas abiertas (open houses) para que los padres puedan visitar la estructura y tener acceso a la certificación de inspección.

“Que los padres tengan la tranquilidad de que van a tener ese documento, van a tener la oportunidad de visitar la escuela y de verificarla”, precisó al decir que la agencia evalúa otras alternativas como la ubicación de módulos y establecer horarios alternos.


💬Ver 0 comentarios