(semisquare-x3)
La región de Bayamón es la que tiene la tasa más alta de contagios. (GFR Media)

El Departamento de Salud confirmó hoy las primeras tres muertes por influenza de la temporada 2018-2019 y aún tiene otras dos fatalidades sospechosas de este virus bajo investigación.

Si esas dos fatalidades también son confirmadas, serían cinco las muertes ocurridas desde julio del año pasado, cuando dio inicio una temporada que se ha caracterizado por un predominio de casos de Influenza A.

Esta última es una de los dos tipos de influenza que ocurren en humanos (A y B) y que tiene el potencial de ser más severo por su diversidad y capacidad de ocasionar pandemias.

La información de las muertes trascendió en el Informe Semanal de Vigilancia de Influenza que prepara el Departamento de Salud con los casos reportados a la agencia.

“Eran tres adultos, ninguna mujer embarazada ni niños”, comentó en entrevista con El Nuevo Día epidemióloga del Estado, Carmen Deseda, quien resaltó que se trató de dos varones y una fémina.

En la temporada 2017-2018, Salud confirmó 10 fatalidades por influenza, en la 2016-2017 ocurrieron 14 y en la 2015-2016 se confirmaron 25.

De acuerdo con Deseda, dos de las tres muertes que la agencia confirmó ayer ocurrieron entre noviembre y diciembre, mientras la tercera fue este año.

“Estaban hospitalizados entre un día y una semana (antes de morir). Llegaron (al hospital) ya con complicaciones”, explicó la funcionaria.

Resaltó todos presentaban síntomas severos y ninguno estaba vacunado, a pesar de que tenían comorbilidades o la presencia de otras condiciones de salud, entre las que mencionó diabetes e hipertensión.

Contrario a la costumbre al brindar información de este tipo que es de naturaleza de salud pública, en esta ocasión no se ofrecieron detalles de las regiones donde vivían las personas fallecidas.

La influenza es un virus respiratorio altamente contagioso que se transmite de persona a persona, pues se propaga principalmente a través de gotitas que van por el aire y se producen al toser, estornudar o hablar.

Deseda le informó a este diario que Salud removerá del Informe Semanal de Vigilancia de Influenza el detalle de las regiones sobre los casos reportados.

“Puede que la persona viva en un área, pero no se enferma ahí”, dijo al comentar que, además, hay hospitales concentrados en ciertas regiones del país.

Al no ofrecerse detalles adicionales sobre estas muertes, se desconoce si alguna de ellas corresponde al de una mujer mayor de 60 años que falleció en uno de los hospitales del sistema HIMA San Pablo presuntamente por influenza. Deseda señaló que espera que, en las próximas dos semanas, tenga resultados con las otras dos muertes bajo investigación.

Mientras tanto, datos del Informe Semanal de Vigilancia de Influenza revelan que, entre julio del año pasado y el 2 de febrero de este año, ya se han reportado 21,028 casos en esta temporada, siendo la región de Bayamón la que presenta la tasa más alta de contagios.

Curiosamente, mientras durante toda la temporada 2017-2018 se reportaron 1,282 hospitalizaciones por influenza, en la 2018-2019 se han registrado 1,019 personas hospitalizadas por complicaciones asociadas con esta enfermedad y aún quedan cuatro meses porque culmine esta temporada.

Por su parte, en entrevistas separadas, los infectólogos Ángeles Rodríguez y Miguel Colón coincidieron en que hay casos que arrojan negativo a la prueba rápida de influenza de forma errónea, por lo cual urgieron a los médicos a estar pendientes a los síntomas del paciente.

Los síntomas de influenza incluyen fiebre alta, tos, dolor de garganta, congestión nasal, dolores musculares, dolores de cabeza, fatiga, vómitos y diarrea.

Rodríguez y Colón concurrieron en que no todos los casos de influenza se reportan, ya que, además de que muchos arrojan “falsos negativos” en la prueba rápida de laboratorio, otros no se complican al punto de que un paciente acuda a un hospital o vaya a un laboratorio a realizarse la prueba.

“Sé de muchos casos que salen negativo al ‘rapid test’ y que luego les hago el (laboratorio) de panel viral y salen positivo. Por eso, es importante que los médicos se basen en la clínica (síntomas), no en la prueba”, sostuvo Colón.

El médico urgió, además, a las personas a conocer los síntomas del virus para poder identificarlos a tiempo y buscar tratamiento médico a la brevedad posible tanto para lograr mejoría como para evitar el seguir transmitiéndole la enfermedad a otros.

Ambos médicos exhortaron a las personas a vacunarse contra la influenza como medida de prevención. Rodríguez advirtió, no obstante, que ha identificado casos de influenza muy severos de personas que se habían vacunado.

“La protección (de la vacuna) este año no es la mejor, especialmente de influenza A”, dijo Rodríguez.

Según datos de Salud ofrecidos ayer, durante esta temporada se han vacunado unas 215,000 personas, lo que equivale a 6.5% de la población (3.3 millones de personas).

“Si sospecha que tiene influenza quédese en su casa y si está severamente enfermo no vaya al médico primario, vaya al hospital y cuando llegue notifíquelo para que le den una mascarilla y no contagie a otros pacientes en la sala de espera”, dijo Rodríguez.


💬Ver 0 comentarios