Las mascarillas ya escasean en la isla. (Juan Luis Martínez)

El secretario de Asuntos Públicos, Osvaldo Soto, sostuvo hoy que de manera inmediata el gobierno no contempla el cierre de espacios públicos o la cancelación de eventos artísticos. No obstante, el escenario podría ser uno completamente distinto si en Puerto Rico se detectara un brote por coronavirus (Covid-19).

Soto explicó que actualmente, el gobierno de Puerto Rico se encuentra bajo una alerta “Nivel 3”, considerada el de menos peligrosidad, según las guías del Centro para el Control de Enfermedades. Bajo esta clasificación lo que corresponde es seguir comunicándole a la ciudadanía sobre los riesgos, actualizar el inventario de productos y, en el caso que así fuera, la identificación del primer caso.

“En este nivel lo que se está haciendo es atender situaciones que van ocurriendo día a día, pero insistiéndole a la gente sobre las medidas preventivas, porque más allá del coronavirus tenemos la influenza y el micoplasma que hay más personas enfermas por eso que por otra cosa”, sostuvo Soto.

El ‘Nivel 2”, por su parte, exige por parte de los gobiernos continuar comunicando los riesgos, investigar y darles seguimiento a los casos reportados, proceder con la activación de aislamientos y cuarentena y manejar clínicamente los casos reportados.

Mientras, el “Nivel 1” insiste en la importancia de comunicar a la ciudadanía los riesgos, en minimizar la transmisión, hospitalizaciones e índices de mortalidad y evitar la sobrecarga del sistema de salud. Bajo esta clasificación que se tomarían medidas drásticas, como el cierre de espacios y cancelación de eventos. “Sería en el caso que hubiera muchos casos y que haya que controlar ciudadanos y horarios, pero en este momento nada de eso está ni tan siquiera planteado”, detalló Soto.

El secretario de Salud, Rafael Rodríguez, advirtió esta mañana en una entrevista radial (Radio Isla 1320) sobre la aplicación de drásticas medidas de control y salubridad de reportarse el primer caso de coronavirus localmente.

“Ya nosotros vamos a tomar medidas un poquito más drásticas que podría ser cancelar eventos muy grandes, personas que estén en los cines, que no haya personas que acudan a esos sitios, de ser necesario, si hay un caso en la isla”, dijo el funcionario.

No hay cambios en las escuelas

Soto agregó que, al momento, no se contemplan cambios adicionales al calendario académico.

“El curso escolar va a continuar como hasta el momento. Lo que sí estamos reiterando que, si los niños están enfermos, deben dejarlos en sus hogares para evitar que haya algún tipo de contagio”, indicó al recordar que se han reportado números elevados de contagio de influenzay micoplasma.

El secretario de Asuntos Públicos extendió la sugerencia las escuelas privadas. “Ciertamente, en este momento nos estamos concentrando en llamar a la calma y a la prevención para que la gente tome las medidas necesarias”, insistió.

El Nuevo Día abordó a Soto sobre el riesgo latente en los campamentos de refugiados que se mantienen en el suroeste del país a raíz de los sismos que afectaron a la zona y éste indicó que en esos espacios ya se han implementado medidas de salubridad, por lo que descartó que en un futuro puedan convertirse en focos de contagio. “Los campamentos ya se están reduciendo. A la semana pasada había bien poquitas familias porque hemos consolidado campamentos y reubicando a las familias”, señaló.

A esta fecha, hay 183 refugiados en el suroeste. Mientras, se han reubicado a 268 familias a través de programas federales, como Sección 8.


💬Ver 0 comentarios