Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (vertical-x1)
El tinglar hace su nido en la misma playa en que nació. Unos 60 días después nacen las tortuguitas. Entre el 50% al 60% de los huevos no eclosionan. (GFR Media)

La tortuga marina más grande del mundo recibe su tributo anual hoy sábado en la plaza pública de Luquillo donde se realiza este año el décimo Festival del Tinglar a partir de las 10:00 a.m.

“El enfoque de la actividad es el tinglar, que es una tortuga marina en peligro de extinción. En la jurisdicción de los Estados Unidos, las playas de la Reserva Natural del Corredor Ecológico del noreste son unas de las más importantes para el anidaje de esta especie en peligro de extinción. La especie ha sido adoptada como símbolo de esa área natural protegida y como una manera de enaltecer o llamar la atención de la ciudadanía sobre el gran valor natural y ecológico que tienen esos terrenos en Luquilllo y Fajardo”, destacó el planificador y científico ambiental, Luis Jorge Rivera.

Pero las playas de esa zona no son las únicas que le sirven de anidaje al tinglar. También la zona conocida como El Caracol, en la PR-165 en Dorado y la costa en Maunabo son lugar predilecto para desovar, dijo Rivera.

Por eso anualmente decenas de voluntarios se dedican a limpiar las playas para evitar que el tinglar al momento de desovar, sea vea afectado. Por ejemplo, se recogen las bolsas plásticas que, en el agua, pueden ser confundidas con las aguavivas y medusas que come el tinglar.

Desde febrero y hasta junio y julio, el tinglar visita las playas del país para anidar. Sale cada nueve noches, unas cinco a seis veces. El año pasado se encontraron cerca de 388 nidos de tinglar en las playas de la Reserva Natural del Corredor Ecológico del Noreste

El tinglar hace su nido en la misma playa en que nació. Unos 60 días después nacen las tortuguitas. Entre el 50% al 60% de los huevos no eclosionan.

“En un momento, había quienes recogían los huevos para consumirlos atribuyéndole poderes afrodisiácos. Eso ha disminuido ya muchísimo en Puerto Rico”, aseguró Rivera.

Contrario a otras tortugas, el tinglar carece de un caparazón de placas óseas, y en su lugar tiene un caparazón cubierto de una gruesa piel. “Otra de sus peculiaridades es que tiene unos patrones migratorios notables. Por ejemplo, tortugas que han sido marcadas en Puerto Rico han llegado tan lejos como a la zona de Nueva Escocia y Terranova, en Canadá” aseveró el científico ambiental.

El festival comienza hoy a las 10:00 a.m. con la participación de cientos de niños y jóvenes que caminarán por las calles de Luquillo entonando canciones con instrumentos musicales confeccionados con material reciclado y disfrazados de tinglares. Además, habrá música en vivo, artesanos provenientes de toda la Isla y más de 30 organizaciones con exhibiciones educativas para la protección del medio ambiente y los recursos naturales.


💬Ver 0 comentarios