Nuestro periodista Benjamín Torres Gotay analiza la falta de transparencia en los informes sobre la pandemia en Puerto Rico.

La opacidad con la que el gobierno está comunicando la poca información que tiene de los casos locales de coronavirus dificulta las posibilidades que tiene el público de protegerse del patógeno y le hace más difícil a la comunidad científica y a las mismas autoridades públicas establecer estrategias para contener la propagación de la temible enfermedad que provoca (COVID-19), dijeron varios entrevistados.

A diario, el Departamento de Salud informa cuántos casos de coronavirus hay, las edades de los pacientes y la región en la que se atendió la persona. No informa de qué municipios ni mucho menos sectores de los pueblos de la isla. Tampoco precisa forma o lugar sospechados de contagio, quién está hospitalizado y quién es atendido en su casa, ni de si rastrearon los contactos de las personas enfermas, de manera que esas personas tomen las acciones correspondientes para protegerse ellos mismos y evitar que el virus siga propagándose.

Ese panorama contrasta radicalmente con la manera en que se informan los casos en otros países, como por ejemplo Estados Unidos, donde se sabe específicamente cuántos fueron investigados o detectados en cada municipio y condado, lo cual permite a la comunidad y funcionarios locales determinar si necesitan tomar medidas más, o menos, estrictas. En el caso de Estados Unidos, se han identificado brotes en comunidades específicas, como New Rochelle, en Nueva York, donde se estableció una cuarentena obligada que afectó a unas 70,000 personas.

También por medio de información hecha pública por las autoridades se supo de brotes en instituciones en específico, como fue el caso del Estado de Washington, donde se informó de un cruento foco de infección en un centro de envejecientes.

No hay nada en Puerto Rico ni cerca a ese nivel de información y científicos y salubristas aquí urgieron al gobierno a ser más transparentes en la información que se divulga.

“Creo que el Departamento de Salud no comparte la información que tiene quizás por exceso de protección a la privacidad de las personas envueltas. Pero creo que puede dar la información de manera agregada que de ninguna manera interfiera con los derechos de la privacidad del paciente”, dijo la infectóloga Ángeles Rodríguez, quien fue epidemióloga del Estado entre el 2000 y el 2003.

Rodríguez dijo que información más específica podría ayudar a identificar comunidades o hasta instituciones donde, por razones que se pudieran investigar si se tuviera la información, se estuviesen dando más contagios que en otros sitios. En este momento, de la poca información que hace disponible el gobierno, la región con más casos es la zona metropolitana, con 34 de los 51 casos.

Pero siendo también la zona en que vive más gente el número total por sí solo puede no significar mucho, dijo la doctora Rodríguez. Habría que saber, por ejemplo, si dentro de la zona metropolitana hay algún sector en específico con más casos que otras zonas. El tipo de información tan escueta que ofrece el Departamento de Salud no permite conocer si ese pudiera ser el caso.

“Tiene que haber más apertura con relación a la información que se sabe”, dijo Rodríguez.

El neurobiólogo Daniel Colón Ramos, quien es profesor en la Escuela de Medicina de la Universidad de Yale, en Connecticut, dijo que no está seguro siquiera de que el gobierno de Puerto Rico tenga la información que hace falta para entender el desarrollo y la trayectoria del coronavirus en Puerto Rico.

“No he visto esa información y no sé si la tengan”, dijo Colón Ramos.

Tanto Colón Ramos como Rodríguez dijeron que la disponibilidad de información se afecta por las pocas pruebas que se han hecho en Puerto Rico. Hasta esta mañana, el Departamento de Salud solo había hecho 358 pruebas. El Hospital de Veteranos ha hecho otras 100 y laboratorios privados, que por primera vez entraron hoy al conteo oficial del gobierno, han hecho otras 124.

Hace dos días, la última estadística disponible, Uruguay, que tiene más o menos la misma población de Puerto Rico, había hecho 1,129 pruebas. Panamá, que tiene un poco menos de población que Puerto Rico, había hecho hasta esta mañana 3,690 pruebas. Uruguay tenía hace dos días 162 casos confirmados. Panamá tiene hoy 443.

Colón Ramos sostuvo que la escasez de pruebas impide que el gobierno cuente con datos suficientes para afinar las estrategias para combatir la pandemia. “Cuando viene un huracán, ¿tú te sientas en la terraza de tu casa por cuatro días a mirar el horizonte para saber por dónde viene? No. Hay un radar que le dice a un científico por donde viene, de cuánta velocidad son los vientos y cuál es la trayectoria. Eso permite a los gobiernos preparare. Las pruebas del coronavirus son ese radar”, dijo Colón Ramos.

“La falta de información de pruebas evita que se puedan concentrar esfuerzos donde pueda haber un foco”, agregó Rodríguez.


💬Ver 0 comentarios