Juan Carlos Puig indicó que acudió a la OEG con “la expectativa de que, si había algo que me involucre a mí, que me den la información, que me orienten, que me digan si hay un referido, querella, lo que sea presentado por qué persona. (horizontal-x3)
Juan Carlos Puig indicó que acudió a la OEG con “la expectativa de que, si había algo que me involucre a mí, que me den la información, que me orienten, que me digan si hay un referido, querella, lo que sea presentado por qué persona. (GFR Media)

El saliente subsecretario de Hacienda, Juan Carlos Puig, no pudo confirmar este jueves si la Oficina de Ética Gubernamental (OEG) tiene ante su consideración una querella en su contra.

Puig acudió a las oficinas de la OEG, en Hato Rey, y se encontró con que la directora del organismo, Zulma Rosario, no estaba disponible para atenderlo.

“Me dijeron que la única persona que me podía dar información no estaba disponible, que es la directora (de la OEG). Me atendió su secretaria María Ocasio”, dijo Puig.

Explicó que la secretaria de Rosario le tomó sus datos con la expectativa de que se le llame.

“Eso a mí no me complace”, sostuvo Puig, que renunció a su puesto efectivo este jueves.

Agregó que acudió a la OEG con “la expectativa de que, si había algo que me involucre a mí, que me den la información, que me orienten, que me digan si hay un referido, querella, lo que sea presentado por qué persona. Que me den los alegatos para yo estar en posición de reaccionar. Pero no. Eso es secreto de estado”, apuntó Puig en tono molesto.

“Tendré que esperar, pero ya uno levanta sospechas porque si esto es tan privado y confidencial, y la directora anda de tour mediático con la persona que hace acusaciones falsas contra mí persona, pues definitivamente levanta sospechas. Ya pienso que no hay objetividad”, agregó.

Puig acudió a la OEG al pensar que la visita del ahora exsecretario de la Gobernación y designado secretario de Hacienda, Raúl Maldonado, fue para presentar una queja en su contra relacionada con la celebración de una fiesta de Navidad en Hacienda en diciembre pasado.

La directora ejecutiva de la OEG, en entrevista previa con El Nuevo Día, dijo que no daría información sobre lo discutido en la reunión que catalogó de “confidencial”.

Puig reconoce que hubo una fiesta de Navidad, pero rechaza que haya pedido dinero a los empleados o contratistas de Hacienda para costear el evento.

“Se hizo una fiesta de Navidad como se ha hecho en muchas ocasiones, inclusive cuando Maldonado estaba (a cargo de Hacienda) y normalmente como se hace en todos los lugares. Como el departamento no está en condiciones de tener un presupuesto para fiestas, pues hacemos un 'serrucho' (una colecta). Los empleados que aporten una cantidad que ellos entienda y que es voluntaria”, dijo Puig.

“No se pidió dinero”,agregó.  


💬Ver 0 comentarios