La UTIER sostiene que también se han otorgado contratos para otras áreas, como el centro de servicios telefónico y cambio de contadores. (horizontal-x3)
La UTIER sostiene que también se han otorgado contratos para otras áreas, como el centro de servicios telefónico y cambio de contadores. (Alex Figueroa Cancel)

La Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER) se manifestó hoy en Santurce en la primera de una serie de protestas que llevarán a un paro de 24 horas el 30 de agosto, para denunciar la privatización de operaciones de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE).

El presidente de la UTIER, Ángel Figueroa Jaramillo, acusó al director de la AEE, Ricardo Ramos, de ampararse en una declaración de emergencia en la corporación pública para otorgar contratos a compañías de allegados.

“La UTIER está rechazando las medidas que ha implementado de poner en manos privadas a sus amigos del bizcocho - porque él dijo que el ‘bizcocho era tan grande’- funciones y operaciones de la AEE”, sostuvo Figueroa Jaramillo.

“Nosotros hemos presentado propuestas mucho más económicas, mucho más viables, con mucho tiempo de anticipación para evitar lo que estamos viviendo hoy”, agregó.

Incluso, el líder sindical señaló que el director de la AEE “hizo caso omiso (a esas propuestas) para crear la crisis y la desesperación que el pueblo vive, para venir a anunciar los contratos a las compañías privadas”.

Figueroa Jaramillo hizo alusión a declaraciones de Ramos cuando anunció la contratación expedita de cuatro compañías privadas, tras declarar un estado de emergencia en la AEE.

“Aquí el bizcocho es tan grande, el trabajo es tanto. Se lo he dicho a los compañeros líderes de la Unión (de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego), nosotros necesitamos la ayuda de la industria privada por lo menos por el próximo año, año y medio, dos años, para poder alcanzar las metas. El desganche es tanto que yo puedo hacer cuatro rondas de contratación de empleados Uitice (Unión Insular de Trabajadores Industriales y Construcciones Eléctricas) y UTIER y todavía queda un montón de trabajo para más gente. Así que yo no voy a esperar”, afirmó Ramos el pasado 14 de agosto.

El pasado 20 de agosto, El Nuevo Día publicó que la contratación expedita de empleados y compañías privadas en la AEE, a la luz del estado de emergencia recién decretado, costará hasta $78 millones, dinero que la gerencia de la corporación pública asegura, ya está presupuestado y disponible.

Ramos indicó en ese momento que le dará prioridad a la firma de tres contratos de poda, pues la falta de desganche es la razón principal de las averías e interrupciones eléctricas. El tope englobado de esos contratos es de $14 millones.

La UTIER sostiene que también se han otorgado contratos para otras áreas, como el centro de servicios telefónico y cambio de contadores.

“Nosotros presentamos propuestas más económicas, pero no habla de ellas. ¿Por qué? Eso significa que no tiene argumentos para debatirlas, pero ahora puede contratar sin tener el escrutinio y se los puede dar a amigos del ‘bizcocho’”, dijo Figueroa Jaramillo.

“A él (Ramos) se le aprobó un estado de emergencia el 15 de mayo y no hizo nada en 90 nada para que la crisis se profundizara, y salir ahora a reconocer lo que la UTIER lleva años denunciando: el deterioro del sistema eléctrico”, añadió.

Figueroa Jaramillo explicó que la propuesta de la UTIER era 40% menos costosa para la AEE que lo anunciado por la administración.

Relató que en diciembre propusieron usar de emergencia a empleados que tienen beneficios inferiores que un empleado regular para usarlos en las áreas de mayor necesidad durante un año, en vez de 90 días como dispone el convenio colectivo.

“Esa propuesta se la dimos en diciembre de 2016 a Quintana (exdirector de la AEE) y a Ricardo Ramos en la primera semana de abril”, sostuvo.

“Ahora pretende que, mientras a nosotros se nos adiestra por tres meses, para los contratistas va a ser de 20 días poniendo en riesgo la vida de esos trabajadores”, agregó.

Mientras, Figueroa Jaramillo indicó que la UTIER se unirá a otras organizaciones laborales para protestar en contra de las medidas de austeridad que propone la Junta de Supervisión Fiscal.

Después de un piquete pautado para este viernes a las 4:00 p.m.,  la UTIER iniciará un paro de 24 horas el próximo 30 de agosto para participar de una movilización de varios sindicatos.

Figueroa Jaramillo dijo que ese día se reunirán en el estadio Hiram Bithorn de San Juan para marchar hasta las inmediaciones del edificio Seaborne en Hato Rey, donde ubican las oficinas centrales de la Junta.


💬Ver 0 comentarios