Frente a la unidad de la AEE se veía una gran cantidad de sangre y otros objetos tirados en el piso. (Suministrada)

Mientras espera por conocer qué fue lo que pasó exactamente, la madre del menor afectado en Carolina por una descarga eléctrica indicó que los doctores temen por graves daños a su brazo izquierdo.

“Puede ser que se recupere él, pero puede ser que pierda el brazo izquierdo”, indicó María González, madre del menor, en entrevista radial con NotiUno (630 AM).

La misma emisora radial recibió información del Centro Médico de Río Piedras en el sentido de que “su condición es de cuidado y que la prognosis es reservada”.

El estudiante de la escuela José M. Lázaro de Carolina fue recibido en la sala de emergencias del Centro Médico y luego transferido a la unidad estabilizadora del hospital de trauma.

“Anoche entró a cirugía por una herida en la cabeza que tiene… y una intervención en la mano, porque tiene la mano izquierda bien quemada. Abrieron para ver la presión de la sangre”, explicó González.

“Está como en una etapa gris. La mano no está ni muy buena ni muy mala”, agregó, al indicar que “está entubado”, por lo que no ha podido conversar con el menor para conocer exactamente qué sucedió.

Según el Negociado de la Policía, el menor recibió la descarga eléctrica luego que, al parecer, tocó el interior de una unidad seccionadora de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) ubicada frente al plantel.

En principio, el Departamento de Educación indicó, mediante comunicación escrita, que la unidad seccionadora (unidades que reciben líneas eléctricas soterradas y de donde se reparte el servicio a áreas cercanas) explotó mientras el estudiante de entre 15 a 16 años, que no ha sido identificado, se encontraba cerca del gabinete ubicado frente al plantel en la avenida Comandante en Country Club.

De acuerdo al informe preliminar de la Uniformada, el estudiante recibió heridas y quemaduras a causa de la descarga eléctrica.

Sin embargo, el ingeniero Alvin Rosario, Administrador Regional de Operaciones Técnicas de la región de Carolina, dijo a El Nuevo Día que luego de llevar a cabo una investigación preliminar, no hay indicios de que la unidad seccionadora haya explotado.

"Todo apunta a que un grupo de estudiantes estaba en el área y abrieron el candado de una de las puertas del gabinete. Al parecer uno de los estudiantes metió la mano y recibió una descarga eléctrica. No hay indicios de que ocurriera una explosión; el equipo está intacto y funcionando, pero continuaremos investigando", sostuvo Rosario vía telefónica.

Fotos suministradas a El Nuevo Día muestran una de las puertas del gabinete con un candado puesto, y otro candado en el suelo con la puerta derecha de la unidad seccionadora abierta.


💬Ver 0 comentarios