En la planta quedan entre 20,000 y 40,000 neumáticos a la intemperie. (GFR Media)

A casi seis meses de que un fuego consumiera la planta recicladora de gomas Green Enterprises en Guánica, miles de neumáticos desechados permanecen allí acumulados a la intemperie y, debido a la emergencia del COVID-19, su remoción podría extenderse hasta agosto.

La situación tiene preocupados a vecinos del área y hasta al alcalde Santos Seda, pues temen que se convierta en un problema ambiental y de salud pública mayor, sobre todo ante un posible aumento en precipitación. Sin la debida protección, las llantas usadas acumulan agua y se convierten en el criadero predilecto de vectores como el mosquito Aedes aegypti, que transmite los virus del dengue, zika y chikungunya.

“Tenemos una preocupación legítima, porque esto puede tener consecuencias mayores. Viene la temporada de huracanes y lluvias, y esto se puede convertir en el epicentro de un brote de enfermedades”, dijo Seda a El Nuevo Día.

La planta recicladora se quemó el pasado 14 de noviembre. Debido a que operaba en una propiedad de la Compañía de Fomento Industrial de Puerto Rico (Pridco, en inglés), el alcalde responsabilizó a esa corporación pública por la lentitud en el recogido de las gomas.

“Quien tiene que recoger las gomas es Pridco. Es una estructura perteneciente a ellos. El Municipio de Guánica ha estado haciendo gestiones y solicitado la limpieza del lugar, y lo que nos han indicado es que Prido contrató a una compañía para eso”, relató Seda.

“Parece que una compañía de Mayagüez ha estado recogiendo las gomas, pero ya es tiempo de que eso hubiese concluido. Estamos hablando de que el fuego fue en noviembre y aún no han terminado. Si lo que se llevan es uno o dos vagones diarios, nunca van a acabar. Pridco ha sido demasiado leniente en este asunto”, añadió.

El Nuevo Día solicitó una reacción a Pridco, pero su portavoz, Maura Ríos, indicó –por mensaje de texto– que “ese proceso está en manos del DRNA (Departamento de Recursos Naturales y Ambientales)”.

Por su parte, el portavoz del DRNA, Joel Seijo, indicó que la compañía JAC Recycling es la encargada del recogido de llantas en la planta siniestrada.

El presidente de esa compañía, José Ayala Cajigas, estimó que en la planta quedan entre 20,000 y 40,000 neumáticos a la intemperie, lo que corresponde a un 30% del total que había en noviembre.

“Si por mi fuera, los neumáticos ya estarían recogidos. Pero, a causa de la pandemia, nos hemos retrasado un poco. No quiero exponer a los empleados a contagios. Ayer (martes), precisamente, estuvimos cogiendo adiestramientos sobre los protocolos de COVID-19 para salir a la calle”, contó.

Mañana (jueves) vamos a estar allí, llenando furgones y trayéndolos a la planta de nosotros en Mayagüez (para eventualmente exportarlos)”, agregó.

Según Ayala Cajigas, el recogido de gomas podría extenderse –como tarde– hasta agosto debido a las limitaciones de movimiento impuestas por el gobierno para frenar los contagios de COVID-19. En el ínterin, dijo, tanto su compañía como el Departamento de Salud se mantienen fumigando, al menos, una vez en semana.

Mientras la situación se resuelve, ciudadanos como Humberto Molina Pérez temen que el lugar no solo se convierta en un foco de enfermedades, sino que vuelva a incendiarse.

“Yo no sé qué va a pasare allí. La estructura se quemó, pero miles de gomas siguen acumuladas. Es una cosa brutal. Yo no sé qué va a hacer el gobierno, pero allí puede pasar lo peor”, dijo Molina Pérez, quien trabaja frente a la planta.

“Si a alguien le da con prenderle fuego, estaremos otra vez una semana sin trabajar, como pasó en noviembre. Ese solar con miles de gomas a la intemperie es un peligro”, resaltó.

El fuego de noviembre requirió que, además de bomberos Guánica, oficiales de Yauco, Guayanilla y Ponce ayudaran en la extinción. Unidades de Juncos y Añasco también asistieron.

Al momento del incendio, Green Enterprises no contaba con los permisos de construcción y operación de una planta para el reciclaje de neumáticos usados, según el DRNA. En varias inspecciones realizadas por la agencia, también se constató el almacenamiento inadecuado de las gomas (a la intemperie y sin techo). El 21 de noviembre, el DRNA el impuso a la compañía una multa administrativa de $75,000.


💬Ver 0 comentarios