En la práctica, las últimas jugadas legales de gallos se pueden realizar hasta este jueves. (Teresa Canino )

Los esfuerzos de última hora para frenar la prohibición federal contra la industria de las peleas de gallos en Puerto Rico fracasaron en el Congreso, por lo que la ley entrará en vigor la medianoche de este viernes, 20 de diciembre, tal como se había aprobado hace un año.

“Hicimos todo lo posible”, dijo hoy Paul Weiss, cabildero de la Asociación Recreativa y Cultural del Gallo Fino de Pelea.

En la práctica, las últimas jugadas de gallos legales en Puerto Rico tendrían que realizarse antes de las 12:00 de la medianoche del viernes 20 de diciembre.

La comisionada residente en Washington, Jenniffer González, había anunciado que presentaría una enmienda a alguno de los proyectos de presupuesto que se planifica llevar a votación hoy en el pleno de la Cámara de Representantes. Pero, ninguna enmienda fue autorizada ayer, lunes, en el Comité de Reglas sobre la industria de las peleas de gallos, de la cual participan miles de personas y las autoridades dicen que tiene un impacto de $65 millones anuales.

“El proyecto estaba negociado y cerrado para enmiendas”, indicó la comisionada González, quien anoche regresó a Washington para los últimos cuatro días de sesión del 2019.

Tan pronto como las 12:00 de la madrugada de este viernes entrará en vigor la ley que extendió a Puerto Rico la prohibición contra el negocio de las peleas de gallos, indicó hoy la fiscalía federal. La ley fue aprobada en diciembre del 2018. Entonces, se le dio a Puerto Rico y a los demás territorios en los que se desarrolla esta práctica un plazo de un año antes de poner en vigor el estatuto.

La industria de gallos presionó durante varios meses –a través del bufete Prime Policy Group, del cual forma parte Weiss-, para lograr una moratoria de por lo menos un año y que se ordenara un estudio sobre el impacto económico de la ley.

Aunque considera que los líderes de los comités de Agricultura del Senado y la Cámara baja estaban dispuestos a aceptar una moratoria de un año, la jefatura del comité de Asignaciones de la Cámara baja –que tramita los proyectos de presupuesto-, no dieron paso a la idea, según Weiss.

Sin una enmienda a alguno de los proyectos de presupuesto, los galleros se quedaron sin un vehículo legislativo para tramitar la moratoria esta semana. El Congreso tiene previsto irse de vacaciones legislativas y navideñas el viernes.

Difícil aplicar la ley

Weiss piensa que el gobierno de Estados Unidos, a través de la fiscalía federal y la Oficina del Inspector General del Departamento de Agricultura, tendrán problemas para implementar la ley.

“Van a tener que volver a lidiar con este asunto”, sostuvo Weiss, al señalar que no está claro cuales son las penalidades para los galleros que desafíen el estatuto ni, ante informes de que pueden ser matados, que se hará con los gallos que sean incautados.

A la fiscalía federal de San Juan y la OIG del Departamento de Agricultura estadounidense les tocará hacer cumplir la ley que extendió a Puerto Rico la prohibición contra la industria de las peleas de gallos.

Los galleros han advertido que la ley federal llevará a la clandestinidad un negocio que ha sido parte de la tradición puertorriqueña.

“Cuando la prohibición entre en vigor, tomaremos las medidas apropiadas, de conformidad con las políticas públicas del Departamento de Justicia”, indicó el pasado jueves la fiscalía en una declaración.

Varias agencias federales tienen jurisdicción

En Washington, la OIG de Agricultura federal también confirmó que tiene jurisdicción en torno a la implementación de la prohibición, que fue incluida en diciembre pasado en la ley agrícola federal.

“Aunque no podemos revelar métodos específicos utilizados para realizar investigaciones, la OIG del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos y otras agencias federales son responsables de investigar presuntas violaciones de las leyes (en favor del bienestar y contra la crueldad de los animales)”, indicó esa oficina, en una declaración.

El pasado jueves, la oficina de Puerto Rico de Servicios Veterinarios del Departamento de Agricultura federal indicó que no se le había otorgado la misión de colaborar en potenciales intervenciones contra los que participen de eventos organizados para promover peleas de gallos.

“No tenemos ningún tipo de misión en estos momentos para asistir o trabajar (ese asunto)”, indicó el doctor Fred Soltero, a cargo de la oficina de Servicios Veterinarios del Departamento de Agricultura.

Si la fiscalía federal decide crear un grupo de trabajo para intervenir con los eventos de jugadas de peleas de gallos, Soltero prevé que buscarán la colaboración de veterinarios de su oficina.

Por lo que conoce, Soltero sostuvo que el Departamento de Justicia federal puede, además de imponer penalidades a los que participan de las peleas de gallos organizadas, incautar los animales, incluyendo la opción de la “eutanasia”.


💬Ver 0 comentarios