Una enfermera en el servicarro de pruebas de coronavirus en San Juan. (Teresa Canino)

La tardanza en recibir los resultados, la escasez de pruebas diagnósticas, el aumento de personas asintomáticas sospechosas de haberse contagiado con el coronavirus y la falta de data confiable sobre el movimiento de los casos positivos mantiene preocupados a los alcaldes de municipios que adquirieron la prueba y que ya comienzan a ver que hay cientos de pacientes que se cree padecen de este virus.

De hecho, los municipios de Canóvanas, Manatí y Fajardo esperan resultados hoy de las pruebas administradas a residentes en sus respectivos municipios que acudieron a buscar ayuda. El denominador común entre los sospechosos de padecer de COVID-19 en estos municipios es que no son personas, en su mayoría, que hayan viajado recientemente, dijeron los entrevistados.

“Me preocupa que ya esto (el contagio con coronavirus) cruzó la línea de viajero a comunitario. En la medida que avancemos a hacer más pruebas, podemos detectar los focos de infección y atacarlos lo más rápido”, dijo el alcalde de Manatí, José Rodríguez, quien compró 250 pruebas y ya administraron seis, cuyos resultados, del Laboratorio Toledo, esperan hoy.

En espera hoy de resultados

El alcalde de Naguabo, Noé Marcano, también espera hoy por los resultados de dos personas. Dijo que la preocupación mayor es que la gente expresa que no sabe cómo pudieron contagiarse porque no sintieron nada o porque en días recientes no han viajado fuera de la isla, una de las principales formas de contagio.

“Según dicen los expertos, no todo el mundo presenta sintomatología y están infectando a otras personas. Dicen 'no voy a hacerme la prueba porque no tengo síntomas'. Quizás (esa personas) tengan mocos o un cambio en la voz”, dijo Marcano.

“Oye, nos causa temor, a todo el mundo, porque sabemos que esto es una pandemia que está creciendo en el mundo. El único pueblo que falta de reportar un caso en la región este soy yo.

"Estamos claros que hay más casos sobre todo en Puerto Rico que no se han descubierto por falta de sintomatología, falta de pruebas y la lentitud de los laboratorios”, agregó.

Marcano, al igual que otros nueve alcaldes, fue de los primeros en adquirir la prueba para detectar el COVID-19. Mediante un acuerdo con Quest Laboratories, compró 200 pruebas.

El Municipio de San Juan fue el primero en adquirir más de 13,000 pruebas y hoy, precisamente, reportó el primer caso positivo a coronavirus, una mujer de 56 años. Al momento, el Departamento de Salud ha reportado 64 casos positivos al COVID-19, excluyendo a esta mujer.

En Canóvanas, el director médico del ayuntamiento, Carlos Mellado, dijo que de las 500 pruebas que adquirieron, administraron 21.

“Hoy se supone que comencemos a recibir los resultados. Ya no estamos en viajeros (como únicos casos sospechosos). Solamente tuve uno (de entre los 21 que atendieron) que estaba en Nueva York. Ellos no saben ni por qué lo cogieron”, explicó Mellado.

En el Municipio de Fajardo se compraron 1,000 pruebas y se administraron ocho, cuyos resultados esperan hoy dijo el alcalde José Aníbal “Joey” Meléndez. De estos dos casos sospechosos, solo dos estuvieron de viaje recientemente, agregó el ejecutivo municipal.

Mellado abogó por el uso de los llamados “rapid test”, pruebas diagnósticas que aunque no son concluyentes pueden servir para disipar dudas entre posibles contagiados, particularmente aquellos que no muestran los síntomas asociados con el virus como tos seca, fiebre y dificultad para respirar.

Mellado alertó que por lo que está viendo en Canóvanas “va a llegar un momento que vamos a tener 100 pacientes en un día. Poder tener a esas personas en cuarentena es complicado”.

Entonces, dijo el galeno, va a ser mucho más difícil prevenir el contagio porque descansará mayormente en que estas personas sean responsables y sigan de manera rigurosa la indicación médica de quedarse en sus casas.

Cierre a ciegas

Destacó que esa es la clave para evitar el contagio y la propagación del COVID-19 por encima del toque de queda impuesto por la gobernadora Wanda Vázquez Garced.

“Esa es la crítica que he tenido en todo momento. No critico el cierre, pero ¿un cierre sin datos? ¿Cuándo vamos a abrir? ¿Cómo vamos a contenerlo? Tengo que saber discriminar dónde estuvo este paciente (contagiado o sospechoso)”, apuntó Mellado.

“Ese proceso de investigación de las familias, dónde estuvieron, con quién tuvieron contacto o estuvieron compartiendo es importante”, agregó el alcalde de Fajardo.

De acuerdo con los entrevistados, todas personas sospechosas de tener el COVID-19 y que aguardan por sus resultados, permanecen aisladas.

Otros municipios como Caguas y Añasco también compraron pruebas, según se informó. Pero en Caguas las 2,000 pruebas diagnosticas no han llegado y en Añasco hay acuerdo con tres laboratorios para hacer las pruebas, pero no nadie las ha necesitado, dijo el alcalde

“Me preocupa que la gente no siga las directrices de los médicos y expertos en la salud, que no tomen las medidas necesarias”, afirmó el alcalde Jorge Estévez.


💬Ver 0 comentarios