El secretario de la Gobernación, Raúl Maldonado (semisquare-x3)
El secretario de la Gobernación, Raúl Maldonado. (GFR Media)

El secretario de la Gobernación, Raúl Maldonado, rechazó hoy, martes, que haya beneficiado a su hijo con la otorgación de contratos en el gobierno, al tiempo que reaccionó a las diferencias con la exsecretaria de Hacienda Teresita Fuentes y negó que vaya a renunciar. 

Hoy trascendió que una de las razones por las que la exfuncionaria dimitió fue porque tenía serias dudas con unos contratos concedidos por Maldonado mientras dirigió Hacienda de 2017 a mitad del año pasado.

“Aquí se ha trabajado todo con transparencia, mi hijo es CPA, abogado, especialista en informática y especialista en fondos federales. Lleva una práctica de más de 10 años en el gobierno, o  sea, tiene su práctica antes de yo comenzar en el gobierno”, sostuvo el funcionario en entrevista radial (WKAQ 580 AM)

Particularmente, las dudas de Fuentes eran con los contratos a las empresas Virtus Consulting Group y OPG Technology Corp.

Virtus, que fue creada en 2009, es propiedad de Luis Caraballo Cartagena y firmó siete contratos con Hacienda que ascienden a $5.8 millones, según la Oficina del Contralor.

Las labores de esta compañía eran para servicios de consultoría y servicios relacionados a los sistemas de información.

Este medio reportó que Fuentes temía que en el caso del contrato de Virtus hubiese un conflicto de interés, ya que esta compañía subcontrató al hijo de Maldonado, a través de su empresa Centurion Consulting.

Maldonado insistió en que se inhibió siendo secretario de Hacienda al solicitar una dispensa a la Oficina de Ética Gubernamental (OEG).

“Mientras yo estaba en Hacienda yo solicité una dispensa de Ética dando información de cualquier intención de contratación de mi hijo. Cuando fui secretario de la Gobernación, hice algo bien extremo, solicité una dispensa que es no solamente si tuviese contrato, que es si fuera subcontratado por una compañía, si esa compañía hacía una propuesta a una agencia y no se le llevaba, yo me inhibía de todas maneras y le adjudicaba a Ética”, estableció el secretario.

Asimismo, Maldonado justificó que su hijo pueda tener contratos con el gobierno y estableció que, en vez de beneficiarlo, lo ha perjudicado.

“Lo he perjudicado, su negocio no tiene la flexibilidad porque, al yo ser secretario de la Gobernación, hay muchas agencias donde él no puede someter propuestas”, afirmó.

Entretanto, sobre las dudas con el contrato de OPG Technology, empresa que tiene “exclusividad” para le venta, cobro y suministro de las máquinas de sellos y comprobantes de Hacienda, el funcionario dijo que “es un contrato que cumple con todos los requisitos de la ley”.

Reacciona a las diferencias con Fuentes

Tras la renuncia de Fuentes, el gobernador Ricardo Roselló dijo ayer que la dimisión estaba motivada por “diferencias irreconciliables” con la política pública de Maldonado como principal oficial financiero del gobierno (CFO, en inglés).

Ante esto, el funcionario puntualizó que tiene poder financiero sobre las agencias y que todos los días sostiene diferencias con los secretarios.

“Nos estamos moviendo bien rápido porque hay una Junta de Supervisión Fiscal y hay que cumplir. Aquellos que van a la velocidad mía, pues no tengo problema. Algunos van mucho más lentos y siempre hay discusiones sobre este tema, pero son cosas de trabajo, como en cualquier otro sitio”, afirmó.

Sobre si se mantiene controlando Hacienda desde la secretaría de la Gobernación, el funcionario indicó que “los jefes de agencia tienen que entender que como CFO tengo autoridad financiera sobre las agencias”.

Asimismo, Maldonado respondió a la invitación de Fuentes al gobierno para que tengan compasión en su gestión.

Según el funcionario, “esta es la administración con más compasión en la última década”.


💬Ver 0 comentarios