Fachada de las oficinas del Departamento de Salud. (GFR Media)

Nota del editor: este artículo se preparó en alianza con los periodistas independientes Sandra Romandía y Santiago Alamilla Bazán, quienes trabajaron desde México.

El Departamento de Salud le compró a la empresa puertorriqueña 313 LLC 101,500 pruebas rápidas de detección de COVID-19 por $36 y $45 cada una, para un total de $3.6 millones, a través de un intermediario con sede en México, a pesar de que dichas pruebas se pueden conseguir directamente del fabricante chino por menos de $3, según documentos y cotizaciones en poder de El Nuevo Día.

Las compras las hizo el Departamento de Salud el 20 y el 24 de marzo a 313 LLC, que a su vez las compró a la empresa mexicana Zogen Genética Molecular, una marca comercial operada por la compañía mexicana Promotora SN, de la cual la firma local dice ser representante exclusivo en Puerto Rico. Zogen Genética Molecular obtiene las pruebas del manufacturero chino AtlasLink, con sede en Beijing, China y una sucursal estadounidense en Manassas, Virginia.

Hasta ayer, a un mes de las compras, 313 LLC no había entregado 51,000 de las 101,500 pruebas que le compró el Departamento de Salud, lo que tiene a la agencia explorando vías legales con la empresa. Esto convertiría el negocio con 313 LLC en el segundo intento frustrado del gobierno de Puerto Rico de comprar masivamente pruebas rápidas de detección de coronavirus a sobreprecio y a empresas sin experiencia en este campo, pero cuyos líderes están conectados con dirigentes del Partido Nuevo Progresista (PNP).

La compra por $38 millones a Apex General Contractors -una pequeña compañía de construcción sin experiencia en el campo de productos médicos- el 26 de marzo, también fracasó cuando la empresa, cuyos directivos están vinculados al PNP, no pudo entregar ni una sola de las pruebas compradas en la fecha acordada del 31 de marzo. Agencias de ley y orden estatales y federales investigan ambas transacciones, dijo el secretario de Salud, Lorenzo González.

Sobre el negocio con 313 LLC, el Departamento de Salud dijo ayer en declaraciones escritas: “Las 51,000 pruebas que le falta por entregar a la compañía 313 LLC no se han recibido. Al presente, la compañía no nos ha notificado fecha de entrega estimada. Sin embargo, la misma ya excedió los siete días de entrega que se comprometieron en la orden de compra emitida. Al presente, la Oficina de Asuntos Legales del Departamento de Salud está en diálogo formal con el abogado de la compañía 313 LLC para renegociar términos y condiciones de precio y entrega”.

El precio que 313 LLC le fijó al Departamento de Salud es extraordinariamente alto.

Una cotización hecha por AtlasLink a un potencial comprador mexicano, del 17 de abril, y a la que El Nuevo Día tuvo acceso, fija el precio de la prueba vendida en Puerto Rico, conocida como la NOVA Test, en $2.95. En esa cotización, una representante de servicio al cliente de AtlasLink en Virginia dijo al potencial comprador mexicano que pueden entregar hasta 50,000 pruebas semanales.

Además, sostuvo que pueden entregar sus pruebas directamente desde China, sin necesidad de intermediarios. La empresa también precisó en otras comunicaciones con El Nuevo Día que no tiene acuerdos de exclusividad con ninguna compañía en Estados Unidos ni algún otro país del Caribe. En territorio mexicano, Zogen Genética Molecular es su representante exclusivo por tres meses desde el 20 de abril.

Cuando se compara lo que el Departamento de Salud acordó desembolsar por las pruebas adquiridas en marzo ($45 y $36), con la cotización de $2.95 por test, sale a relucir que el gobierno de Puerto Rico pagó entre 1,120% y 1,425% en exceso en relación con lo que hubiera pagado de haber establecido contacto directo con AtlasLink. El gobierno de Puerto Rico acordó pagar $3.6 millones por pruebas que pudo haber comprado por $299,425 de haber ido directamente al fabricante.

313 LLC se rehusó ayer a hacer comentarios adicionales a los que ya ha hecho sobre este asunto.

El 7 de abril, al responder preguntas por escrito, la empresa evadió contestar cuánto pagó por las pruebas que vendió al Departamento de Salud a $36 y a $45.

A la pregunta de cuál había sido para ellos el costo de la prueba, la empresa respondió dando al precio al que ellos se lo vendieron al Departamento de Salud: “el precio de la prueba varía de acuerdo con el volumen de la compra. La orden mínima que acepta Zogen Genética es de 10,000 pruebas, pero hicieron una excepción con las primeras 1,500 pruebas que ordenamos y que teníamos la intención de vender a la empresa privada antes de recibir la solicitud del Departamento de Salud. Esa orden inicial de 1,500 pruebas tuvo un costo de $45 por prueba y la orden posterior de 100,000 pruebas, un costo de $36 por prueba”.

313 LLC, que el 18 de marzo cambió sus propósitos corporativos en el Registro de Corporaciones del Departamento de Estado para agregar el área de productos médicos a sus intereses comerciales, dijo a El Nuevo Día el 7 de abril que “a principios de marzo” firmó un contrato de exclusividad de distribución en Puerto Rico del NOVA Test con Zogen Genética Molecular.

Promotora SN, la empresa matriz de Zogen Genética Molecular, fue registrada en el 2015 en el estado mexicano de Jalisco, en cuya capital, Guadalajara, opera una pequeña farmacia. Promotora SN, que informa a las autoridades mexicanas un capital equivalente a $4,000 (10,000 pesos mexicanos), tiene como presidente a Julio Antonio Peguero, un oncólogo méxico-estadounidense con práctica en Houston, Texas.

Según la versión de 313 LLC, que nunca había tenido un contrato gubernamental, fue el Departamento de Salud que, en su interés de comprar pruebas rápidas, estableció contacto por correo electrónico con Zogen Genética Molecular. La empresa mexicana, según 313 LLC, respondió al correo indicando que su representante exclusivo en Puerto Rico era 313 LLC.

Esta comunicación, de acuerdo a la versión de 313 LLC, fue la que a su vez llevó al Departamento de Salud a establecer comunicación con Ricardo Vázquez, uno de sus miembros fundadores, un día después de que esa empresa agregara el tema médico a su área de intereses corporativos.

“El 19 de marzo, la señora Adil Rosa Rivera (exsecretaria auxiliar de administración del Departamento de Salud) se comunicó por teléfono con Ricardo Vázquez para solicitarle información acerca de las pruebas y una cotización para la adquisición de las mismas. Desde entonces, se ha mantenido contacto con ella y con los doctores Segundo Rodríguez y Juan Salgado, ambos miembros del ‘task force’ conformado por la Gobernadora para el manejo de la crisis del Coronavirus”, dijo 313 LLC el 7 de abril en declaraciones escritas a El Nuevo Día.

Los contratos de 313 LLC con el Departamento de Salud fueron firmados el 20 y el 24 de marzo por la entonces secretaria interina de la agencia, Concepción Quiñones de Longo. La exfuncionaria dijo a El Nuevo Día que no conocía a 313 LLC ni a ninguno de sus directivos. Tampoco sabía el precio real de las pruebas, ya que el trato, según ella, había sido negociado directamente entre Rosa Rivera y La Fortaleza.

“La señora Adil Rosa estaba encargada de todas las pruebas y ella coordinaba eso directamente con Fortaleza. Ella me explicó que estaba siguiendo instrucciones de Fortaleza”, dijo Quiñones de Longo, quien renunció a su puesto el 26 de marzo, incómoda, entre otras cosas, por las contrataciones tramitadas desde Fortaleza.

Este diario pidió a 313 LLC y al Departamento de Salud evidencia de las comunicaciones entre el gobierno de Puerto Rico y Zogen Genética Molecular, pero al cierre de esta edición no fue suministrada. El presidente de la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes, Juan Oscar Morales, dijo a El Nuevo Día que no ha visto ninguna evidencia de alguna comunicación entre el gobierno de Puerto Rico y Zogen Genética antes de que 313 LLC entrara en el panorama.

Uno de los socios de 313 LLC, Juan Suárez Lemus, fue colaborador en el comité de plataforma del PNP en el 2008. Además, es un asiduo donante de políticos del PNP como el exgobernador Ricardo Rosselló, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, el senadorEric Correa, el representante José Enrique “Quiquito” Meléndez y el exaspirante a alcalde de San Juan, Leo Díaz.

El presidente de Promotora SN, el médico Julio Antonio Peguero, no respondió a una petición de entrevista dejada en su oficina en Houston, Texas, el martes. Su hermano Marcel Peguero, quien está a cargo de la operación de Zogen Genética en Guadalajara, Jalisco, se rehusó a responder preguntas de un periodista que lo contactó en su oficina.

Al momento de las compras, las pruebas NOVA Test producidas por AtlasLink Technology no tenían la autorización de la Administración de Medicinas y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) para ser usadas en Puerto Rico. La empresa sostiene que ante la flexibilización que hubo en los requerimientos por parte de la FDA no era necesaria esa autorización.

No obstante, 313 LLC sostiene que pudo introducir 2,000 pruebas en Puerto Rico en tres entregas el 26 y el 27 de marzo y el 2 de abril, a pesar de que la FDA no autorizó su uso hasta el 7 de abril. No se ha podido establecer cómo el material entró a Puerto Rico sin autorización de la FDA.

El Departamento de Salud da una versión distinta sobre las fechas de entrega de 313 LLC. Según la agencia, la empresa entregó 500 pruebas el 23 de marzo; 400 el 27 de marzo y 600 el 13 de abril. El 13 de abril entregó otras 49,000. Las restantes 51,000 son las que no ha precisado cuándo entregará.

---

A nuestra audiencia: El Nuevo Día te ofrece acceso libre de costo a su cobertura noticiosa relacionada con el COVID-19. Si quieres apoyar nuestra misión de brindarte información verdadera, pertinente y útil ahora y después de la emergencia, te exhortamos a suscribirte en suscripciones.elnuevodia.com.


💬Ver 0 comentarios