La cifra de refugiados continuaba en aumento durante la madrugada. (GFR Media)

Ponce - El Municipio de Ponce registró sobre 1,100 personas en varios refugios en esta ciudad, aunque la cantidad de personas que pernoctaron en predios públicos es mucho mayor, tras los sismos experimentados ayer en la isla.

"Anoche teníamos 1,111 refugiados, pero cuando me fui a las 2:00 de la mañana seguía llegando gente", sostuvo Meléndez. "No, esto no cuenta la gente que durmió en sus carros".

La mayor cantidad de refugiados fueron ubicados en la escuela vocacional Bernardino Cordero, donde hay 687 personas.

También dijo que había 121 en parque Punto Oro y otros 179 en el patio de una iglesia en la Cantera, mientras que 47 personas encamadas estaban en el centro municipal Los Diamantes.

Otros 40 están en el Centro Sabaneta, 10 en la iglesia Las Américas y 27 en el centro Clauser.

"El estacionamiento del (estadio Francisco) 'Paquito' Montaner estaba lleno de carros con gente durmiendo", manifestó.

"Nadie quiere estar dentro de un edificio", agregó. "Hay muchos más durmiendo en estacionamientos que son abiertos, que no tienen nada que les puede caer encima".

Señaló que tienen reportes de 135 casas con daños estructurales, mientras que "dos están a punto de colapsar".

Hasta el momento, se han contabilizado 18 edificios privados averiados, de los cuales hay tres a punto de colapsar.

Mientras, se identificaron cinco edificios públicos con averías, incluyendo el auditorio Pachín Vicéns.

De igual manera, las autoridades reportaron dos puentes con averías, así como una carretera y un negocio, aunque no se precisó la magnitud de estos.

Entre los que decidieron dormir en sus carros en los predios del estadio Francisco "Paquito" Montaner estuvieron María Quiñones, junto con su hija Jenniffer Pabón y dos niñas de 9 y 10 años de edad.

Son residentes del residencial Lirios del Sur, que no sufrió daños, pero que debido a su cercanía a la playa, no se sienten seguros, como la mayoría de los vecinos de esa comunidad.

"Preferimos dormir aquí. Nos sentimos más seguros", expresó Quiñones.

"Pudiera ir al refugio, pero no puedo por mi paz emocional. Soy incapacitada mental y no puedo estar en un lugar donde todo el mundo está hablando de lo que pasó... me afecta mucho", agregó. "Igualmente somos muchos los que nos sentimos más seguros aquí".

Ante ese escenario, reclamó que se instalen al menos servicios sanitarios temporeros, de manera que no tengan que entrar al Montaner, ya que han recibido información de que existen temores de su estructura ante más temblores.

Quiñones relató que, debido a la falta de energía eléctrica, la única comida que tuvieron durante el día ayer fue provista por la World Central Kitchen.


💬Ver 0 comentarios