El área de la represa que se afectó fue por donde se desborda el agua de la represa hacia el río. (GFR Media)

Los principales trabajos de reconstrucción de la represa Guajataca fueron completados en días recientes y ahora lo que falta es una inspección de fallas adicionales que pudiera tener el embalse cuya estabilidad resultó comprometida por el embate del huracán María en el 2017. 

Específicamente, la parte del embalse por donde normalmente se desborda el agua de la represa hacia el río, también de nombre Guajataca, fue la que resultó averiada y cuya reconstrucción fue completada.

Según el director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), José Ortiz, con las mejoras el lago nuevamente tiene la capacidad de llegar a sus niveles óptimos, evitando así las restricciones en la cantidad de agua retenida, asunto que recientemente hasta provocó un racionamiento en el servicio del agua en los pueblos del noroeste de Puerto Rico.

“Se terminaron los trabajos de la represa Guajataca. Es la parte del proyecto de disminución de riesgos. Ustedes saben que Guayataca se fue (averió) por donde se desborda el agua. Toda esa parte de reconstruyó y se terminó”, dijo Ortiz tras una reunión con la gobernadora Wanda Vázquez en La Fortaleza.

Por otro lado, Ortiz explicó que el apagón que se registró anoche en múltiples sectores de Puerto Rico se debió a que activaron el sistema de relevo de carga tras una avería detectada en la Unidad 5 de la planta Costa Sur en Guayanilla. Específicamente, la caldera de la unidad tuvo desperfectos circulando agua por el sistema. Estas unidades usan, de ordinario, vapor de agua para mover las turbinas que generan la electricidad.

“Anoche lo que pasó fue que en la unidad cinco de Costa Sur, que es una unidad bien grande, se apagó porque el sistema de agua de la caldera no operó. Fue un sistema de control de la caldera. Se siguió operando manual y ya a las 10:30 todos tenían electricidad”, dijo Ortiz.

El ejecutivo indicó que este tipo de apagones serán manejados próximamente con mayor eficiencia y menos interrupciones en el servicio cuando entren en funciones tres generadores nuevos en la planta Palo Seco, ubicada entre Toa Baja y Cataño.

Estas tres unidades, que costaron alrededor de $58 millones, tienen una capacidad de generar, entre todas, hasta 81 megavatios de electricidad. Sin embargo, tienen la capacidad de aumentar o reducir la producción eléctrica en cuestión de segundo o minutos, lo que permitirá manejar las averías en el sistema de producción con más rapidez y facilitará la integración de nuevas fuentes de energía renovable a la AEE.

“Una de las plantas de peak (las nuevas unidades en Palo Seco) para mediados de octubre deben estar operando. Eso va a ayudar mucho también para eventos como anoche. Contrario a las plantas viejas que tenemos, esas plantas nuevas responden rápido, en segundos o minutos”, explicó. 


💬Ver 0 comentarios