La AEE propuso la contratación de hasta 500 megavatios tras la salida de operaciones de la central Costa Sur. (GFR Media)
La AEE propuso la contratación de hasta 500 megavatios tras la salida de operaciones de la central Costa Sur. (GFR Media)

Aunque reconoció que es “bien probable” que el proyecto no se ejecute, el director ejecutivo de la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), José Ortiz, dijo hoy, martes, que la contratación de generadores de emergencia o temporales se mantiene viva “por si acaso” se necesitaran.

“No se ha hecho (retirado) oficialmente. El proyecto no se ha adjudicado. Simplemente, lo tenemos como una opción”, dijo Ortiz, a preguntas de El Nuevo Día, antes de entrar a una vista pública en la Cámara de Representantes.

“Si todo sigue como va, podríamos decir que vamos a descartarlo y le agradeceríamos a todos los proponentes, pero lo tenemos todavía vivo por si acaso”, añadió.

Las declaraciones de Ortiz contrastan con el hecho de que la AEE sometió ayer, lunes, al Negociado de Energía de Puerto Rico una moción notificando la cancelación de la solicitud de propuestas (RFP, en inglés) para el proyecto de generación temporal.

En la moción, de la que El Nuevo Día obtuvo copia y que fue sometida por el bufete Díaz & Vázquez Law Firm como representante legal de la AEE, se indica que la corporación pública “informó a los proponentes sobre la cancelación a través de la plataforma Power Advocate”.

En principio, la AEE propuso la contratación de hasta 500 megavatios de generación temporal para suplir la demanda de sus clientes tras la salida de operaciones de la central Costa Sur, en Guayanilla, a causa de los daños que recibió con el terremoto del 7 de enero y sus réplicas.

El viernes pasado, en una conferencia de prensa junto a la gobernadora Wanda Vázquez y otros jefes de gabinete, Ortiz anunció que frenaba la contratación de los generadores de emergencia, porque las circunstancias que justificaban el proyecto habían cambiado.

“(Luego el terremoto) miramos dos alternativas: revivir la flota a la que nunca se le dio mantenimiento o traer generadores de emergencia. Corrimos los dos procesos a la vez, y el equipo de Generación hizo una labor tremenda”, dijo esta mañana Ortiz ya iniciada su comparecencia ante la Comisión de Desarrollo Económico, Planificación, Telecomunicaciones, Alianzas Público-Privadas y Energía de la Cámara.

Contó que, para paliar el déficit de generación, la AEE consiguió que la Agencia federal de Protección Ambiental (EPA, en inglés) autorizara la puesta en servicio de unidades de uso limitado por ser contaminantes. Agregó que, debido al “lockdown” o cierre forzoso decretado por el gobierno para frenar los contagios de COVID-19, el consumo energético se redujo.

“Haber levantado nuestra flota, con menos consumo, nos permite tener sobre mil megavatios (de reserva) en los meses pico, y eso hace que pongamos en ‘hold’ (pausa) la iniciativa de los generadores. Lo aguantamos, pero es bien probable que no se ejecute porque la flota está levantada y corriendo”, recalcó.

También el viernes pasado, la comisionada residente en Washington, Jenniffer González, urgió a las autoridades a informar en qué etapa se encontraba el RFP de los generadores de emergencia. Entonces, González dijo que, “desistir de la propuesta o darla por abandonada y volver a empezar desde cero, crea el peligro de pasar el tiempo que tarden las obras permanentes, sea meses o años, con un sistema eléctrico en la mayor precariedad”.

Hoy, por otro lado, representantes de la Alianza de Energía Renovable Ahora (AERA) y la coalición Queremos Sol señalaron que, pese a las declaraciones de Ortiz, las autoridades locales y federales deben investigar las circunstancias en torno al proyecto de generación temporal. Según ambas entidades, el alquiler de los generadores costaría $70 millones mensuales.