Nota de archivo: este contenido fue publicado hace más de 90 días.

La escuela Carmelina Rodríguez, en Guayanilla, es uno de los planteles que el Departamento de Educación ha informado que sufrió daños a causa del terremoto del pasado martes, 7 de enero. (GFR Media / Jorge A. Ramírez Portela)
La escuela Carmelina Rodríguez, en Guayanilla, es uno de los planteles que el Departamento de Educación ha informado que sufrió daños a causa del terremoto del pasado martes, 7 de enero. (GFR Media / Jorge A. Ramírez Portela)

La Asociación de Maestros urgió al Departamento de Educación a tomar medidas para garantizar la seguridad y el bienestar físico y emocional de los estudiantes y empleados como parte del reinicio del año escolar, aunque esto obligue a atrasar el inicio de clases del nuevo semestre académico.

Reducir los períodos de clases, establecer horarios lectivos de solo mediodía y convocar asambleas de padres son algunas de las recomendaciones que la organización magisterial ha hecho a Educación para que adopte una vez abran los planteles, señaló la presidenta de la organización magisterial, Elba Aponte Santos.

Asimismo, la secretaria general de la Local Sindical, Grichelle Toledo, destacó que la agencia debe considerar ofrecer clases en áreas al aire libre, bajo cargas o en vagones para atender los temores de los ciudadanos que, a una semana del temblor más fuerte, aún temen estar dentro de estructuras con techos.

“Hay mucho desasosiego entre el magisterio ante las inspecciones de las escuelas y yo quiero que sepan que nosotros estamos alertas y no indiferentes, porque de igual forma a nosotros nos causa gran preocupación la seguridad de todos”, señaló Aponte Santos.

La líder magisterial hizo un llamado al magisterio a mantener la calma ante la emergencia que vive el país debido a los constantes terremotos que se sienten en toda la isla, pero que impactan con más fuerza las zonas sur y suroeste.

“Los maestros del área de Ponce, del área sur, están destruidos, vulnerables, sensibles…”, expresó. “Necesitamos un período de transición porque, más allá de lo que se ha vivido, el impacto que ha tenido (la actividad sísmica) en los niños ha sido grande”, añadió.

La líder magisterial compartió la preocupación que sienten los maestros luego de ver las imágenes de la escuela intermedia Agripina Seda, en Guánica, que colapsó el pasado martes a raíz del temblor de magnitud 6.4.  Aponte Santos manifestó que, desde entonces, han trabajado de cerca con el Departamento de Educación para determinar cuáles deben ser los pasos para abrir nuevamente las escuelas que sean certificadas como seguras.

Por ejemplo, delegados de la Asociación de Maestros han presenciado las inspecciones de escuelas que realizan ingenieros para detectar daños en las estructuras.   Myrna Ortiz, quien forma parte del comité ejecutivo de la Asociación de Maestros Local Sindical, relató que presenció la inspección de unas tres horas en su escuela en Bayamón, una región en la que se pudiera pensar que los planteles no sufrieron daños.

Educación ha anunciado que las escuelas que sean certificadas como aptas para abrir podrán retomar el semestre a partir de la semana que viene. Los maestros regresarían a las escuelas el 21 de enero, mientras que las clases para los estudiantes pudieran comenzar el miércoles, 22 de enero. Sin embargo, habrá escuelas que no podrán reabrir debido a los daños sufridos y otras, particularmente en el sur, abrirán más tarde.

“Esto es algo que se tiene que hacer con calma, sin prisa porque la prisa no nos lleva a nada bueno”, manifestó Aponte Santos.

Toledo sostuvo que es necesario que se reevalúen los planes de emergencia de todas las escuelas y se ordene que se realicen simulacros y desalojos con todos los estudiantes, de modo que conozcan cómo actuar en casos de emergencia.

La secretaria general también exigió que se activen los comités de emergencia que deben tener las escuelas.

“Hemos hecho un censo con nuestros maestros y no todas las escuelas tienen sus comités de emergencia. Hay otras que los tienen, pero no están activos y necesitamos que estén activos y trabajando”, expresó Toledo.