Noticia
Basado en hechos que el periodista haya observado y verificado de primera mano, o en información verificada que proviene de fuentes bien informadas.
Buscan brindarle un nuevo futuro a más de 70 animales removidos del Centro de Control y Albergue Animal Capitán Correa

The Humane Society of Puerto Rico adaptó su protocolo para atender a los perros y gatos que llegaron a sus instalaciones

30 de mayo de 2024 - 8:07 PM

Nueva oportunidad de vida: así trasladaron a 75 animales que estaban rumbo a la eutanasia en centro de Arecibo

Nueva oportunidad de vida: así trasladaron a 75 animales que estaban rumbo a la eutanasia en centro de Arecibo

Fueron acogidos por el albergue Humane Society of Puerto Rico, en Guaynabo, tras ser removidos, por personal de la Policía, del Centro de Control y Albergue de Animales Capitán Correa, en Arecibo.

Guaynabo - El santuario de animales de The Humane Society of Puerto Rico busca darle una nueva vida a las decenas de animales removidos el martes del Centro de Control y Albergue Animal Capitán Correa, en Arecibo, para salvaguardar su bienestar.

En total, fueron 69 perros y seis gatos los que removió personal del Negociado de la Policía y arribaron a la avenida B de Guaynabo, donde fueron recibidos por un equipo con una filosofía completamente diferente a la utilizada por el centro de control.

“Ahora entra la nueva etapa de estos animales, una etapa donde van a conseguir una alternativa a adopción, una alternativa a mejor calidad de vida”, afirmó el agente Joel Vidot, coordinador de implementar la Ley 154 para el Bienestar Animal en el municipio de Arecibo.

El Centro de Control Capitán Correa empleaba la eutanasia para controlar la población de animales que recibían. The Humane Society of Puerto Rico, en cambio, atiende y rehabilita a los animales para encontrarles un nuevo hogar, ya sea temporero o permanente.

Según la directora del santuario, Maritza Rodríguez, de los 76 animales que llegaron, 49 se encontraban en camino a una eutanasia.

“22 ya estaban en el programa de adopción. Había 49 que estaban en proceso de transición; ese proceso de transición quiere decir o adopción o eutanasia”, explicó Rodríguez en entrevista con El Nuevo Día.

Ramon "Tonito" Zayas
(Ramon "Tonito" Zayas)

Rodríguez aseguró que los 76 animales que recibieron están bien y que algunos hasta tenían sus vacunas vigentes, aunque otros se encuentran en un delicado estado de salud por problemas como sarna, masas y hasta por nerviosismo.

“Estamos evaluando uno que tenemos duda. Están en el proceso de hacer CBC, la química y todos los exámenes médicos y (la veterinaria) nos va a dejar saber... Ahora él se ve bien, está comiendo y todo. Vamos a ver qué prognosis tiene y si es tratable. Si es una buena prognosis, es tratable y no tiene comprometida su calidad de vida lo vamos a intentar. Fuera de eso vinieron problemas de piel, sarna sacóptica... vinieron muchos con problemas de piel“, detalló Rodríguez añadiendo que estos casos eran algunos de los candidatos a eutanasia.

Por otra parte, The Humane Society of Puerto Rico también identificó a algunos animales con collares y se encuentran en el proceso de determinar si se trató de una entrega voluntaria o si fue un animal extraviado que fue recogido.

“Los vamos a publicar y si es un animalito que estaba en la calle y no debe y fue removido, que la persona lo identifique y lo pueda buscar”, informó Rodríguez.

También hay dos perras hermanas de la raza Syberian Husky, que es de alto mantenimiento por su energía. No se pudo establecer por qué estos animales, que comúnmente son vendidos a $200 - $600 por cachorro en la página Clasificados Online, terminaron en el centro de control de Arecibo, aunque Rodríguez aseguró que no es algo fuera de lo común.

Además, contó que uno de los perros que llegó mostraba marcas en el cuello, que algunos de los empleados sospechan se deben a que era manejado con un palo tensor para evitar que el animal tuviera contacto con los seres humanos.

“Ese animal tenía un collar incrustrado y se tuvo que sacar. Ese pudo ser un animal de entrega voluntaria o pudo ser un animal que el municipio recogió. No sé qué municipio fue porque tengo récord médico, pero no tengo procedencia de cada animal”, expuso Rodríguez.

“Por eso es que yo invito a la comunidad que cuando decida adoptar lo piense porque es una vida que siente, no te lo manifiesta como lo manifestamos nosotros, pero siente y padece y te va a durar por lo menos 15 años”, advirtió la directora.

La rescatista también exhortó a los municipios a revisar sus protocolos para atender animales realengos y evitar contratar a compañías exterminadoras para removerlos.

“Esas organizaciones no saben manejar animales. Esta histeria crea maltrato. Ya tú lo ves. El manejo no es el correcto... Tengo una comunidad que quiere que los salvemos a todos y no podemos a menos que la comunidad se envuelva”, expresó.

Al momento, Humane Society tiene bajo su custodia a 180 animales, de los cuales alrededor de 120 se encuentran en las instalaciones de Guaynabo.

“Estamos apretados aquí“, bromeó Rodríguez, quien estuvo trabajando junto a su equipo por varios días en la elaboración de la logística del traslado de los animales de Arecibo.

A preguntas de este medio sobre una posible colaboración con otros albergues del país para manejar a todos estos animales, Rodríguez aseguró que “hemos identificado unos grupos de rescate que nos van a ayudar. Una vez la doctora termine de evaluarlos a todos, ya empezamos a transferir animales a otras áreas para que estén más cómodos”.

En un recorrido que el personal de Humane Society ofreció a El Nuevo Día, constatamos que algunos de los animales se mostaban temerosos ante la presencia humana, escondiéndose y ubicándose alejados de la puerta de sus jaulas. Personal de la organización explicó que, aunque se les advirtió que algunos perros eran agresivos, muchos se encontraban amenos, aunque ansiosos por el repentino cambio al que tuvieron que ser sometidos.

Para lograr albergar a estos 75 animales, Humane Society cambió su logística laboral, sacrificando espacios que utilizaban para separar a los perros que estaban en el proceso de adopción para poder refugiar a los perros nuevos que llegaron.

Ramon "Tonito" Zayas
(Ramon "Tonito" Zayas)

En el caso de los seis gatos que llegaron, la organización movió a tres de los felinos que mantenían en la entrada de su establecimiento a un nuevo hábitat. Luego, ubicaron a los nuevos integrantes a ese espacio para acostumbrarlos a la interacción humana y, de esta manera, rehabilitarlos para el proceso de adopción.

Los 75 animales presuntamente fueron removidos del Centro de Control Capitán Correa luego de que las autoridades llegaran a un acuerdo con el dueño de la organización, Carlos Negrón Casalduc, quien alegó que el personal de atención veterinaria no podía llegar hasta el lugar para atender a la población animal por falta de acceso y el inminente cierre tras cancelarse el contrato con el municipio de Arecibo.

El Centro de Control y Albergue Animal Capitán Correa operaba a base de un contrato otorgado en 2014 por el entonces alcalde Carlos Molina, en el que acordaron ofrecer servicios veterinarios al igual que servir como albergue para los animales que fueran llevados a sus instalaciones. A cambio de estas labores, el centro de control no tenía que pagar renta por su espacio.

El contrato está vigente hasta el 30 de junio de 2024.

El centro de control se encontró en medio de la controversia luego de que el cantante de música urbana Luar la L denunciara que su perro, Jhonny, quien contaba con collar y con identificación, fue recogido de la urbanización en donde reside en Río Grande y transportado a esa institución el pasado 9 de mayo.

Luar la L estalla por misteriosa desaparición de su perro

Luar la L estalla por misteriosa desaparición de su perro

"Son unos puercos", dijo y pidió una cadena de oración

Aunque el personal del Centro de Control Capitán Correa confirmó que cuatro perros recogidos de Río Grande llegaron a sus instalaciones ese mismo día, no pudieron determinar si, en efecto, alguno era el perro desaparecido del artista. Tampoco se pudo constatar si estos animales fueron sometidos a una eutanasia.

Durante un allanamiento de la Policía a las instalaciones de ese centro, rescatistas que llegaron hasta el lugar condujeron a los investigadores hasta un área donde se encontraron múltiples osamentas de animales y el cuerpo de un perro negro en estado de descomposición. El cadáver estaba semi-enterrado y dentro de una bolsa.

A esta fecha, las autoridades no pueden confirmar si este animal se trata de Jhonny u otro perro.

Mientras tanto, Luar la L se despidió de Jhonny en una publicación en sus redes sociales, tras clamar que la vivencia se convirtiera en un cambio para los animales del país.

“Esta situación que ocurrió es aparte a cualquier investigación que se esté conduciendo relacionada a los eventos que se conocen de Luar la L y Jhonny”, aclaró, en cambio, Vidot.

Popular en la Comunidad


Ups...

Nuestro sitio no es visible desde este navegador.

Te invitamos a descargar cualquiera de estos navegadores para ver nuestras noticias: