Al presente, la ley ordena que cinco años antes comience formalmente el periodo de transición.
Al presente, la ley ordena que cinco años antes comience formalmente el periodo de transición. (Ramon "Tonito" Zayas)

A 10 años para que expire el término de la Compañía para el Desarrollo Integral de la Península de Cantera, entidad que ha liderado las gestiones de desarrollo socioeconómico de los residentes por las pasadas tres décadas, líderes comunitarios reconocen que es hora de ir encaminando el proceso de transición establecido por ley.

En ese esfuerzo, todos coincidieron en que será clave el surgimiento de una nueva generación de líderes que lleve la voz cantante en los proyectos y luchas presentes y futuras de la comunidad sanjuanera.

“Estamos trabajando sobre la marcha. Yo entiendo que somos una comunidad modelo, nos visualizan como ejemplo a seguir. Hay muchas cosas en camino que hay que trabajar, pero el liderato y la comunidad está puesta para eso. Uno de los logros más grandes es que, en la corporación pública, hay empleados de la misma comunidad, conociendo y preparándose para esto, insertándose en los proyectos”, expresó Tensey Rodríguez, vicepresidenta del Consejo Vecinal Pro-Desarrollo de la Península de Cantera.

El Consejo Vecinal es, precisamente, la entidad que, en 2033, deberá asumir las facultades y responsabilidades que actualmente ostenta la compañía, creada a través de la Ley 20 de 1992, en lo que fue en aquel entonces, según reconoció el propio estatuto, un “experimento” para el desarrollo de una comunidad socioeconómicamente desventajada.

Originalmente, la Ley 20 proveía para que la compañía existiera por 15 años, prorrogables por otros cinco, pero enmiendas al estatuto extendieron su vida hasta el 30 de junio de 2033. Al presente, la ley ordena que cinco años antes comience formalmente el periodo de transición.

“No podemos esperar al 2028 para que la transición se dé. El liderato va, paso a paso, con la corporación pública camino a esa transición. Se está trabajando desde la contratación de empleados, trabajar en la corporación pública, añadir esfuerzos de los residentes del exterior… Si la comunidad no participa, el proceso y la transición no se daría. Yo entiendo que estamos bastante bien caminados”, sostuvo Rodríguez.

La Península de Cantera está compuesta por 17 sectores: Bravos de Boston, Brisa Oriental, Último Chance, Condadito Final, Santa Elena, Corozos, Corea, Villa Kennedy, Villa Pelícano, Villa Hábitat, Los Pinos, El Mirador, Las Casas, Las Margaritas, Paseo del Conde, Parque Victoria y Villa Esperanza. Aunque hace una década la población sobrepasaba las 9,400 personas, la directora ejecutiva de la Compañía, Alejandra Ramos Carmenatty, considera que actualmente debe haber unos 7,000 residentes. Un estudio de 2015 estimó que el ingreso anual per cápita en Cantera era de $4,992 y que la tasa de desempleo ascendía a 47%, evidencia del largo camino que queda por recorrer en busca de los objetivos que se fijaron al inicio del proyecto.

“La corporación ha avanzado dentro de esa implantación del Plan de Desarrollo Integral en muchas cosas. Hemos podido desarrollar proyectos de servicio social, atendiendo el desarrollo humano. Tenemos un liderato fuerte, organizado, que colabora hoy a 32 años de haberse formado. Sabemos que es bien difícil medir la parte humana y cualitativa, pero hemos ido identificando necesidades y atendiéndolas. Por ejemplo, la barriada identificó no tener un centro de estudios para los niños cuando salían de las escuelas, que sí lo tenían los residenciales. Así que creamos Casa Educativa junto a la comunidad. No es una corporación ejecutando, sino una comunidad”, subrayó Ramos Carmenatty.

Carlos García, quien es director de Programas e Iniciativas Comunitarias de Apoyo Empresarial -la entidad encargada del desarrollo socioeconómico de Cantera–, puntualizó que el proyecto cuenta con un inventario de iniciativas existentes y previstas que servirán para generar oportunidades laborales y de emprendimiento dentro de la propia comunidad.

“Está la cooperativa de mujeres trabajadoras (conocida como) La Ventana de Cantera. Acá, en el paseo lineal, hay un espacio diseñado para establecer un ‘coffee shop’, que está siendo manejado por las mujeres, que se adiestraron con el Municipio de San Juan en el tema de lo que es cooperativismo. A esto, le añadimos, por ejemplo, un huerto comunitario. Ya tendríamos proyectos ecoturísticos, el café y el huerto, y vamos creando esta red que, entre cada programa, se alimentan uno al otro”, subrayó García, aludiendo también al proyecto Expediciones Península, que espera reinaugurarse este verano para ofrecer recorridos guiados por la laguna San José.

El veterano líder comunitario José “Chago” Santiago Reillo enfatizó que “el proyecto (de desarrollo de Cantera) trajo muchas cosas buenas, pero mucha gente no ha sabido valorizarlo”. Para el hombre de 77 años –quien presidía el Consejo Vecinal al adoptarse el Plan de Desarrollo Integral en 1995–, los niveles de escolaridad más recientes en Cantera son “negativísimos”, influenciado por la racha de desastres a los que la comunidad y el país se han enfrentado en el último lustro. En ese sentido, acotó que urge que la juventud de Cantera adopte una actitud más asertiva hacia las necesidades que deben atenderse.

“Hay gente que, cuando resuelve su problema personal, se van. Uno se va poniendo más viejo, y los jóvenes tienen otra concepción de lo que hay que hacer. (…) Se fue mucha gente, han muerto buenos líderes”, dijo Santiago Reillo, quien reside hace 71 años en Cantera. “Hay que venderle a la gente el orgullo de donde vives, no podemos hacer nada si tenemos la casa sucia. Hay que amar la naturaleza, el ambiente, hay que amar este sitio”.

💬Ver comentarios