Dolor muscular y de cabeza, fiebre, tos y mucosidad son algunos síntomas de COVID-19.
Dolor muscular y de cabeza, fiebre, tos y mucosidad son algunos síntomas de COVID-19. (Xavier J. Araujo)

Si obtiene un resultado negativo en una prueba de COVID-19, pero tiene síntomas sospechosos -como dolor de cabeza y corporal, fiebre, tos y mucosidad, entre otras manifestaciones-, quédese en aislamiento y vuélvase a hacer el test al cabo de varios días para confirmar que no está contagiado.

“Sabemos que, para esta variante de ómicron, las pruebas moleculares y de antígeno pueden tener resultados equívocos, especialmente la de antígeno”, dijo el infectólogo Jorge Santana.

En estos casos, que no superan el 20%, debe repetirse la prueba tres o cuatro días después, mientras la persona guarda aislamiento en su hogar, indicó Santana.

Las pruebas, especialmente la molecular, deben usualmente realizarse cuando la persona tiene síntomas, dijo Santana. Sostuvo que los fabricantes de las pruebas saben que hay una pequeña posibilidad de que se escapen casos. Por esa razón, advirtió, las pruebas caseras incluyen dos muestras para aquellas personas que obtengan un resultado negativo, pero continúen con síntomas.

Por su parte, la licenciada Ilia Toledo, presidenta del Laboratorio Toledo, dijo que las pruebas moleculares suelen detectar más rápido el virus.

“A tres días de exposición, dan positivo porque es más infección, (en ómicron) la carga viral es mayor”, dijo.

No obstante, advirtió que, por regla general, se debe esperar cinco días después de una exposición a un caso positivo para que la prueba sea más certera. Recordó que la exposición incluye estar más de 15 minutos, sin mascarilla, cerca de un caso positivo.

La prueba de antígeno, reiteró, debe hacerse cuando la persona presenta síntomas. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades han advertido el período promedio de incubación de ómicron es de unos tres días, uno o dos días antes que el de variantes previas.

💬Ver comentarios